Opinión

Una diligencia muy aparatosa

Por: Martín Valdivia Rodríguez

Ministros, periodistas, abogados y analistas dicen que el descerraje de la puerta de la casa de la presidenta Dina Boluarte, por parte de la fiscalía y la policía, solo tuvo la finalidad de llamar la atención de la prensa, pues no hubo necesidad de recurrir a una medida tan extrema y aparatosa. El acta de registro domiciliario, incautación y lacrado que consigna los detalles de la diligencia les da la razón a quienes piensan de esa manera. No había motivo razonable para que utilicen esa especie de tronco para destrozar la chapa de la puerta con el propósito de ingresar.

En dicho documento se indica que, luego de violentar la puerta, el equipo a cargo de la diligencia, al mando del fiscal, esperó la llegada del abogado de la presidenta para realizar el registro domiciliario en su presencia. Todos se quedaron en la sala comedor de la casa, que está ubicada en el primer piso.

El hecho de que decidieran esperar indica claramente que no había prisa y que bien pudieron aguardar afuera, sin la necesidad de recurrir al descerraje, una medida irrespetuosa para con la alta investidura que ostenta la Presidencia de la República, quien personifica a la nación.

El video del allanamiento con descerraje dio la vuelta al mundo y le hizo daño no solo a la institucionalidad democrática, sino también a la imagen del país y posiblemente a las potenciales inversiones que tanto esperamos para seguir avanzando hacia la anhelada reactivación de la economía. Fueron 17 fiscales y 18 policías para inspeccionar una vivienda de 400 metros cuadrados.

A pesar que muchos constitucionalista señalan que la medida ha sido inconstitucional, nos referimos a las formas, a la aparente intención de dar un espectáculo para las cámaras, a hacer un show, como lo dice el doctor Mateo Castañeda, el nuevo abogado de Dina Boluarte.

Ya anteriormente, políticos y familiares del expresidente Alan García se han quejado del operativo montado para la detención del fenecido expresidente. Ricardo Pinedo, quien fue secretario del exmandatario, contó una vez que el fiscal no estaba debidamente identificado y que no quiso decirle al mismo García que se trataba de una detención.

Estas diligencias deben ceñirse estrictamente al protocolo, su objetivo es netamente técnico, de ninguna manera pueden tener una connotación política.

Lo ocurrido entre la noche del viernes y la mañana del último sabado pareció tener una intencionalidad mediática, llamar la atención. Una acción de estas características les da la razón a quienes señalan que la justicia se ha politizado y la política se ha judicializado. Es algo muy grave para la impartición de justicia. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

 

Related Articles

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button