Opinión

A poner el hombro sin miedo

Por: Martín Valdivia Rodríguez

Tanto se ha concentrado la pugna entre el Poder Ejecutivo y el Congreso que los medios de comunicación, en su mayoría, ya casi no les dan tiempo ni espacio a otros temas que también son de interés e importantes para la población y la buena marcha del país. La coyuntura política parece haberse hecho un nudo difícil de desatar o soportar una especie de hipertensión o trombosis que no deja irrigar de sangre las otras partes del cuerpo, las cuales, como consecuencia, están paralizadas. La crisis económica, el desempleo, la inseguridad ciudadana y otros asuntos han quedado en un segundo plano. Uno de esos problemas es el rebrote del COVID-19, que está a punto de dar paso a una quinta ola, como ocurre en diversos países del mundo.

A inicios de noviembre, en China, el 95% de los vuelos de los aeropuertos de capitales provinciales como Zhengzhou o Hohhot, fueron cancelados debido a que esas ciudades habían vuelto a confinamientos totales o parciales para contener el retorno de la pandemia. Hace unos días, en Zhengzhou, conocida como la “Ciudad iPhone”, se ordenó la cuarentena de más de 15 millones de habitantes.

Como lo hizo hace unas semanas la Organización Mundial de Salud (OMS), la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés), advirtió ayer de que no ha terminado la pandemia de coronavirus y puede haber un aumento de casos con la llegada del invierno en el Viejo Continente. Hace una semana, en Brasil se volvió a imponer el uso obligatorio de mascarillas debido al incremento de casos. En otros países de la región también se están tomando medidas similares.

A mediados de agosto, el Perú registró el primer día sin fallecidos por COVID desde el inicio de la pandemia y en la misma fecha hubo 120 casos en 24 horas. Ha pasado cerca de mes y medio y la situación ha cambiado en forma alarmante. El último sábado 26, la Sala Situacional COVID-2019 reportó 1,622 casos y 7 fallecidos en 24 horas. Son cifras reales, datos estadísticos objetivos, no se trata de especulación ni exageración. La situación ya cobra visos alarmantes.

El Ministerio de Salud ha emprendido una intensa campaña para incentivar la vacunación de la población porque los vacunatorios ahora lucen vacíos y hay millones de dosis en peligro de vencerse. Pongamos el hombro. Nos conviene a nosotros mismos, a nuestras familias y al Perú. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Botón volver arriba