Opinión

El holocausto palestino

Por: Omar Chehade Moya

Lo que está perpetrando el estado sionista de Israel contra el indefenso pueblo palestino es una verdadera masacre, cruel e impune ante los ojos impávidos de la comunidad internacional.

Con la excusa del abominable ataque del Hamás del 7 de octubre pasado que acabó injustamente con las vida de más de 1400 personas en Israel (hecho que todos condenamos con la mayor severidad), el gobierno del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y su poderoso ejército están cometiendo los más salvajes crímenes de guerra contra los palestinos indefensos: población civil, niños, ancianos y mujeres, una verdadera limpieza étnica, que incluye el bombardeo a un Hospital de Gaza que asesinó a más de un millar de civiles, la mayoría de ellos enfermos y médicos.

Hamás no es Palestina ni viceversa. No hay quien pare a Israel, incluso Estados Unidos, que es la primera potencia, lejos de exigir el cese al fuego y la ayuda humanitaria para millones de personas que viven en condiciones infrahumanas en la franja palestina, ha atizado la guerra dándole su apoyo incondicional y torpe a Netanyahu y sus socios violadores de los derechos humanos en Israel. Al momento de escribir este desgarrador artículo, después de 27 días consecutivos de bombardeos genocidas lanzados por el ejército de ocupación israelí por aire, mar y tierra contra los civiles en la Franja de Gaza y Cisjordania, existen más de 8,720 asesinados y más de 22,000 heridos. (En Cisjordania hay 130 asesinados).

Al menos 3,648 niños palestinos fueron asesinados por los bombardeos israelíes, dato que no incluye a los más de mil niños que están desaparecidos bajo los restos de los edificios destruidos. El 73% de los asesinados eran niños, mujeres y ancianos. 15 de los 35 hospitales están completamente fuera de servicio. 51 de 72 centros de atención primaria de salud fuera de servicio. 1,950 personas desaparecidas en Gaza, al menos 1,050 niños, 4,600 mujeres embarazadas. Cirugías sin anestesia, incluidos los partos por cesárea. 15% de los desplazados padecen diversas discapacidades.

El Hospital Al-Shifa dejará de funcionar por completo en menos de 48 horas. 132 miembros del personal de salud fueron asesinados en Palestina, 35 periodistas fueron acribillados. Las fuerzas de ocupación israelí cometieron dos masacres en el campo de refugiados de Jabalia. Las cifras indican 400 víctimas, entre asesinados y gravemente heridos, la mayoría mujeres y niños.

Los últimos videos difundidos muestran al ejército de ocupación israelí torturando a un grupo de ciudadanos civiles indefensos palestinos, en condiciones degradantes a la dignidad humana, después de despojarlos de sus ropas.

Todo esto no son opiniones, son datos y estadísticas internacionales. Lo que vive el pueblo palestino es un verdadero holocausto a manos de las fuerzas ocupantes de Israel. La infraestructura en Gaza está prácticamente destruida.

La Franja de Gaza está en ruinas, casi no quedan edificios, y ha desaparecido casi en su totalidad el casco urbano. El gobierno israelí de Netanyahu aprovechó la barbarie del Hamás, para responder con lo que siempre quisieron: desaparecer a los palestinos de su propia tierra. La comunidad internacional tiene que reaccionar y poner punto final a este injusto holocausto.

(*) Exvicepresidente del Perú.

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button