Especiales

Cubanos alistan marcha masiva contra el régimen

En protesta por la grave crisis económica y social que se ha profundizado con la pandemia

El pasado 11 de julio, miles de cubanos salieron a las calles para marchar al grito de “libertad”, “¡abajo la dictadura!”, “patria y vida” y “no tenemos miedo”, en protesta contra el Gobierno de Miguel Díaz-Canel. Los activistas desafiantes al régimen castrista, organizados a través de las redes sociales, no dan marcha atrás y para el 15 de noviembre ha anunciado una gigantesca movilización.

El autor de la iniciativa es Yunior García Aguilera, un dramaturgo de 60 años, que ayer confirmó que la movilización se realizará de todas maneras como un claro desafío al Gobierno, que los tacha de subversivos y los acusa de estar respaldados por Estados Unidos.

Las autoridades cubanas les negaron el permiso a los organizadores para realizar la marcha al calificarla de “ilícita” y argumentaron que la solicitud de la plataforma virtual Archipiélago es “una provocación” como parte de la estrategia de “cambio de régimen” para Cuba “ensayada en otros países”.

YUNIOR GARCÍA

Yunior García, uno de los detenidos el 11 de julio cuando estallaron las masivas protestas antigubernamentales, indicó que los miembros de Archipiélago no han podido reunirse para emitir una declaración conjunta, pero confirmó la decisión de marchar el día 15 de noviembre.

El activista indicó que le han cortado los servicios de Internet y telefonía fija en su casa con el propósito de incomunicarlo, mantenerlo aislado y silenciar su lucha por las reivindicaciones para el pueblo cubano.

La propia plataforma Archipiélago denunció en su cuenta en Twitter la detención de su moderadora Daniela Rojo, una campaña en la prensa estatal contra García Aguilera y mensajes filtrados que circulan en Internet para evitar que más personas se sumen a la convocatoria.

NUEVA CONSTITUCIÓN

Un editorial del periódico estatal Granma acusa a los promotores de las manifestaciones de protesta de servir a los intereses de EE.UU., lo cual encendió la polémica en las redes sociales entre usuarios a favor y en contra de la marcha que pretende reunir a miles de personas en La Habana, con réplicas en diversas ciudades del interior de la isla.

“La marcha anunciada, cuyo esquema organizativo se concibe simultáneo para otros territorios del país, constituye una provocación” y “no se reconocen como legítimas las razones aducidas para manifestarse”, aseguró el Gobierno castrista, que recuerda el carácter “irrevocable” del sistema socialista cubano, definido en la nueva Constitución aprobada en 2019 por el “86,85% de los votantes”.

GUANTÁNAMO

El comunicado publicado por el Ejecutivo añade que “además, apenas se anunció, la marcha recibió el apoyo público de legisladores estadounidenses, operadores políticos y medios de comunicación que alientan acciones contra el pueblo cubano, intentan desestabilizar el país e instan a la intervención militar”.

La misma respuesta se dio tanto en La Habana como en seis de las demás provincias de la isla (Holguín, Cienfuegos, Pinar del Río, Las Tunas, Santa Clara y Guantánamo) donde se había solicitado la manifestación “contra la violencia” y por el “cambio”. La marcha del 15 de noviembre se ha convocado en un escenario difícil en Cuba, país que atraviesa una fuerte crisis económica reflejada en largas colas para comprar alimentos y productos básicos, una escalonada inflación con el consecuente aumento de los precios y apagones.

CRISIS ECONÓMICA

“La situación económica en Cuba es tan crítica que es el factor fundamental que genera la protesta”, dice Carmelo Mesa-Lago, experto en la economía cubana, catedrático de la Universidad de Pittsburgh y autor de varios libros sobre la materia. “Cuba mantiene, junto con Corea del Norte, el sistema de planificación central más fuerte que queda en el mundo socialista. Este es ineficiente y ha fracasado en todo el mundo”.

El producto interior bruto (PIB) de Cuba cayó un 11% en 2020, de acuerdo con las cifras oficiales. La caída es la segunda peor registrada en la historia, después del desplome del 14% visto en 1993. Durante el primer trimestre de este año, el PIB vio una segunda caída del 2%.

Mientras tanto, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que, en 2021, Cuba rebotará solo un 2,2%. Esto quiere decir que el 11% perdido en 2020 puede que no se recupere en los próximos años.

GOBIERNO DE DÍAZ-CANEL CULPA A EE.UU.

El Gobierno de Miguel Díaz-Canel atribuye las protestas al embargo financiero y comercial de Estados Unidos, endurecido en la pasada administración de Donald Trump.

“El imperio pone dinero y expectativas en los anexionistas formados por ellos, quienes bajo la falsa bandera del pacifismo buscan provocar nuevos disturbios, generar caos e inducir la desestabilización del país”, asegura el órgano del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal).

En Cuba los derechos de huelga y manifestación raramente se contemplan fuera de las instituciones estatales y nunca se ha autorizado un acto opositor al Gobierno.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba