Opinión

“Tiempos recios” en el Perú

Por: Martín Valdivia Rodríguez

Salvando las distancias —históricas, geográficas y socioeconómicas— el Perú vive una suerte de “tiempos recios” con cierta similitud a los que describe Mario Vargas Llosa en su novela que lleva ese título. “Tiempos recios”, nombre que tomara el literato de un libro autobiográfico de la Madre Teresa de Jesús —fundadora de los Carmelitas Descalzos—, narra la agitada historia de Guatemala a mediados de los años 50 del siglo XX. Según el Nobel, su obra muestra “la América Latina del horror, de la barbarie y la violencia; un mundo muy atractivo para la literatura, pero no en la vida real, llena de injusticias”.

La inestabilidad y el obstruccionismo, de uno y otro lado, en el Perú impiden que el país se eche a andar rumbo a su reactivación y la recuperación del bienestar de las grandes mayorías. Estamos atascados en una especie de pantano, en un fango del que nuestros políticos no nos quieren sacar, pues están enfrascados en una pelea entre ellos que les ocupa casi todo su tiempo, sus energías y sus neuronas.

En medio de esta vorágine de incertidumbre y desconcierto, acosados por una pandemia que amenaza con regresar, este miércoles 7 será un día crucial para el país. El Gobierno de Pedro Castillo y sus aliados, las bancadas de la izquierda y los subgrupos que vegetan en los linderos del oficialismo —como es el caso de los llamados “niños” que aún son obedientes—, medirán fuerzas con la oposición, la derecha extrema, los decepcionados, los conversos y aquellos que creen que el barco se hunde y están prestos a saltar, no por convicción, sino por conveniencia. Ese día se debatirá la tercera moción de vacancia, que necesita 87 votos para ser aprobada. Ya han fracasado dos intentos y en el bando opositor no están muy seguros de salir airosos esta vez. Entonces, tienen una carta bajo la manga: un plan B, que consiste en la suspensión temporal para que el mandatario pueda ser investigado por la Fiscalía de la Nación.

La Comisión de Constitución, presidida por el fujimorista Hernando Guerra-García e integrada por el sector más duro de la oposición, ya aprobó por mayoría el predictamen que propone regular el mecanismo para suspender a un presidente en funciones. El objetivo es que la aprobación de este procedimiento requiera solo de la mitad más uno (66), en vez de los dos tercios (87) que se necesitan para la vacancia por “permanente incapacidad moral”. ¿Y si este plan también fracasa? Mañana continuamos.

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Botón volver arriba