particular

Sexología: ¿Somos los peruanos más propensos a perdonar una infidelidad o somos de vengarnos como Shakira?

El 56% de usuarios peruanos, en su mayoría hombres, opina que su pareja no le perdonaría si descubriera que es infiel

La infidelidad está cada vez más sobre el tapete y no siempre provoca las mismas reacciones. De hecho, es sabido que después de una ruptura amorosa, y con mayor razón, si hay un tercero implicado, se inicia un período de duelo que pasa por varias fases: Fase 1: Impacto o Shock · Fase 2: Negación · Fase 3: Tristeza profunda · Fase 4: Culpa · Fase 5: Rabia · Fase 6: Aceptación · Fase 7: Aprendizaje.

En el caso de Shakira, no es difícil adivinar que se ha quedado estancada en la 5º fase, la rabia. Y no es de extrañar, ya que son muchas las personas que se quedan enrocadas en ella.

Según la sexóloga, Mariona Gabarra, las personas que, pasado un año no logran salir de esa fase necesitarían ir a terapia para poder dar el siguiente paso y reconstruir su vida. Y en el caso de un personaje público, la recuperación es aún peor, ya que puede ralentizarse al salir constantemente noticias sobre su historia personal en la prensa, esas noticias provocan el retroceso y llevan de nuevo a fases que ya se podrían haber superado.

Mariona Gabarra, asesora sexual de Gleeden – la plataforma líder en encuentros extraconyugales pensada por y para las mujeres – afirma que “en el primer momento suele haber una reacción de venganza o enfado antes que un perdón”.

¿Perdonar o no perdonar?

Sin embargo, no toda infidelidad lleva a la ruptura, la otra cara de la moneda es cuando las personas perdonan una infidelidad y deciden darse otra oportunidad, pero para llegar a ello también deben pasar por un proceso.

“Perdonar una infidelidad es mucho más habitual de lo que pensamos, cuesta mucho dejar una relación y en el fondo, podemos llegar a entender que la monogamia es complicada, que cualquiera puede ser débil y, en un momento dado, cometer una infidelidad”, indica la profesional.

Pero el perdón tiene un problema subyacente: “la persona que perdona está rompiendo un límite, lo que automáticamente la posiciona por debajo de su pareja y hace probable que esa actitud se vuelva a repetir”, resalta Gabarra.

Por eso, la única manera de seguir la pareja y que tenga sentido, después del perdón de una infidelidad – evidentemente, si se trata de una pareja monógama, que tiene estipulado que sus miembros no van a estar con otras personas – es “estableciendo nuevos límites o ampliando los existentes, ya sea abriendo la relación a otras personas o advirtiendo que ese límite es inquebrantable y que, la próxima vez que se vuelva a rebasar, se acaba la relación” porque, de hecho “uno de los errores más grandes que hay en las parejas es no poner límites”, concluye Gabarra.

Según los datos de Gleeden*, el 56% de infieles están seguros de que su pareja reaccionaría fatal y no perdonaría nunca una infidelidad. De éstos, el 84% son hombres (que opinan que su pareja mujer no les perdonaría) y el 16% son mujeres.

Sin embargo, un 16% de estos infieles, en su mayoría masculinos, afirman que no perdonarían nunca que a ellos les fueran infieles. Aunque la mitad de ellos y ellas podría llegar a entenderlo, pero no le sentaría bien.

* Datos extraídos de la encuesta online de Gleeden, realizada durante 2022, entre 15.211 usuarios, reforzada en enero de 2023 y ampliada con los resultados del estudio “Infidelidad y evolución de las relaciones no monógamas”, realizado por la consultora Yougov para Gleeden en junio de 2022.

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Botón volver arriba