Opinión

La unión hace la fuerza

Por: Martín Valdivia Rodríguez

Hay una frase que está en el escudo nacional de varios países como Bulgaria y Haití, mientras que otros la usan como lema nacional, tal es el caso de Malasia, Bélgica y Bolivia. Se trata del refrán “La unión hace la fuerza”, que fue usado inicialmente por Holanda (hoy Países Bajos). Se deriva del latín “concordia res parvae crescunt” (las cosas pequeñas florecen en la concordia), del capítulo 10 de “La guerra de Jugurta”, escrita por el historiador romano Salustio. Resulta que esta frase es fundamental en la política, pero llama la atención que pareciera que muchos desconocen su poder. De otro modo no se puede encontrar explicación a la razón por la que en el Congreso se han formado varias listas de candidatos a la mesa directiva, cuando lo ideal era que los partidos se junten para unir fuerzas.

Esta desunión se vio en la misma campaña electoral, cuando Hernando de Soto formó su partido y participó sin opción de ganar, pero le restó votos a Rafael López Aliaga. Si el líder de Avanza País, partido del que una vez ni se acordaba el nombre, hubiera desistido de sus apetitos personales, el resultado hubiera sido otro. En el lado de la izquierda, estamos viendo cómo Perú Libre se ha aliado con Juntos por el Perú y tendría el apoyo de otros partidos más conservadores, lo que le está permitiendo armar un bloque de aparente consistencia, algo que se veía muy lejano hace meses.

En la otra orilla política, las bancadas que encabezarán la oposición no están mostrando, al menos por ahora, la cohesión que muchos esperaban. Pero la frase “la unión hace la fuerza” no solo se debe aplicar en situaciones de confrontación, en la búsqueda de sociedades para robustecer potenciales, sino también para lograr un objetivo común, aunque se pertenezca a grupos rivales. Uno de esos objetivos comunes es, por ejemplo, la derrota de la pandemia. O la reactivación económica para la solución a la crisis. ¿Quién podría no querer que desaparezca el virus del COVID o que el país se levante?

Es el momento, entonces, de unir voluntades y fuerzas en la búsqueda de esos objetivos comunes que tiene el país. Si en el camino alguien no ejerce el “juego limpio”, que se le denuncie y sancione, pero que no se pongan piedras en el camino solo porque alguien tiene otra camiseta política. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button