Opinión

La cotidiana y peligrosa inseguridad ciudadana

Por: César Ortiz Anderson

Ante el violento accionar delictivo que viene sufriendo la población, en las principales ciudades del país, por un lado la delincuencia organizada con los integrantes venezolanos de la mega banda, que se da el lujo de operar bajo la modalidad de franquicias, en modalidades como la trata de personas, para la explotación sexual Tren de Aragua y sus facciones como los tiguerones , el barrio JK, los roleros de Caracas, los malditos de Carabobo que manejan los principales delitos de impacto y sangre, como la modalidad del sicariato, extorsión, secuestros , narcotráfico, trafico ilegal de oro, entre otras modalidades delictivas, también están grupos delictivos Colombianos y Ecuatorianos. Tenemos a nuestra propia delincuencia, que se han copiado la ferocidad de las bandas extranjeras y realizan asaltos en las calles, ciberdelincuencia (Estafas y Fraudes), robos de vehículos y accesorios, robos de viviendas, entre otros delitos que a diario tienen que enfrentar los ciudadanos, las cifras señalan que un numero importante de la población ya fue o es victima del hampa, en algunas de sus modalidades, hoy no solo se trata de que las victimas sean afectados en sus bienes o patrimonio, se hace mas común que atenten contra su integridad física o la propia vida, incluso se han incrementado los daños colaterales, contra ciudadanos que sin ser la victima elegida, estuvieron en el lugar y hora equivocada, fueron mal heridos o muertos.

La prensa cotidianamente nos da cuenta en sus dos primeros bloques generalmente, la gravedad de la situación de inseguridad que hoy nos encontramos. Desde el gobierno no saben como enfrentar adecuadamente este fenómeno, carecen de un Liderazgo y no tienen una clara Política de Estado, que permitan sentar bases y desarrollar planes y estrategias operativas, que permitan que de manera gradual se empiecen a reducir numero y frecuencia delictiva, cuando escuchamos balbucear al actual Ministro del Interior, que ya pronto se mejorara la seguridad ciudadana o del premier Otárola, suena a nunca, tal como lo fue el Plan Boluarte.

Desde Aprosec queremos insistir que en estas circunstancias, solo queda la mano firme y dura, llamar a las cosas por su nombre, imponer el delito de “Terrorismo Urbano”, con penas de “Cadena Perpetua” y “Juzgamiento por la Justicia Militar”, ello es lo que corresponde ante este avance asesino de estas organizaciones.

Los Decretos Legislativos no darán los resultados esperados, como muestra de ello es su famosa propuesta de la Policía de Orden y Seguridad, un hibrido y despropósito total, que felizmente el Congreso de la Republica lo envió al archivo. Insistimos que de manera urgente se debe modernizar y fortalecer a la Institución Policial, la Constitución Política señala claramente que es la Policía Nacional la que debe enfrentar la delincuencia. articulo 166.

Finalmente estamos ante un gobierno reactivo y no preventivo, lo esta demostrando ante las gestiones contra los desastres de los fenómenos naturales y la inseguridad ciudadana.

(*) Presidente de Aprosec

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

Related Articles

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button