Opinión

Elecciones Regionales y Municipales con un JNE cuestionado

Por: César Sandoval Pozo

En el 2021, los auténticos demócratas asistimos con entusiasmo a participar de las elecciones generales, para elegir al próximo presidente Constitucional del Perú y a los 130 Congresistas de la República. El pueblo decidiría quienes serían los representantes del Poder Legislativo y al representante del Poder Ejecutivo, es decir, acudirían a votar por dos de los tres poderes del Estado. El pueblo emitió su voluntad a través de las urnas, es decir lo que significaba votar para elegir y ser elegido, pero el circo electoral termino siendo un fiasco, un fraude. Se torció la voluntad popular, los comunistas secundados por los caviares habrían planeado y ejecutado el plan siniestro de quebrar y burlarse de la conciencia ciudadana en complicidad con el JNE y las instituciones electorales como la ONPE y la RENIEC, no permitieron una auditoria internacional, no permitieron examinar las actas impugnadas ni las que se declararon nulas, por lo tanto de forma escandalosa se habría perpetuado y consumado en el Perú un fraude escandaloso a vista y paciencia de la comunidad nacional e internacional, ahora lo corrobora el operador de Pedro Castillo , el detenido e imputado Zamir Villaverde.

Con estos antecedentes es muy pertinente preguntarle a los congresistas, al Ministerio Público, al Poder Judicial y al pueblo en general ¿hay garantía que el proceso electoral Regional y Municipal a realizarse el 02 de octubre pueda ser limpio e impecable por parte del JNE y sus órganos electorales que transitan por el mismo camino que Salas Arena? “Guerra avisada no mata gente”. Los líderes de los movimientos y partidos políticos están notificados.

Mucho cuidado que hay candidatos que estarían comprometidos con narcotraficantes, con constructoras etc. Y el JNE no ha dicho nada al respecto, por el contrario, los formaliza y convalida dichas candidaturas, mucho dinero sucio correría por las instituciones electorales.

Lo que el pueblo se merece es que se respete su voto y para ello deberían destituir de inmediato al presidente del JNE y a sus cómplices.

Con un JNE probo e impecable no existiría Castillo, Cerrón sobrinos, Pacheco, Zamir etc, no habrían nacido estos cabecillas de las organizaciones criminales.

(*) Abogado y analista político

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba