Opinión

El peor enemigo de Claudio Pizarro es otro peruano

Por: Tito Ponte Silvera

Esta columna no es una apología a Claudio Pizarro. Tampoco integramos el grupo de “Pizarrolovers”. Y mucho menos le hacemos prensa, si ni siquiera lo conocemos personalmente. Sencillamente nos preguntamos, ¿por qué del odio cerval que infunde este personaje en buena parte de la afición peruana?

Precisamente hoy, el Werder Bremen, equipo alemán con el que el delantero debutó en la Bundesliga en 1999 le organizó un partido de despedida, a lo grande, con futbolistas con los que compartió en ese club y otros invitados de lujo. La gente en Bremen lo reconoce, lo admira y aprecia: nadie es profeta en su tierra. Sus goles desde que llegó fueron fuente de alegría, emociones, historia y éxito Pizarro se adaptó rápido en suelo teutón, aprendió alemán y desde Perú los hinchas por el fútbol miraban con orgullo y optimismo que el atacante nacional destaque en una de la ligas más poderosas del mundo. Posteriormente, tras sus dos excelentes temporadas con los “Lagartos”, el Bayern Münuch lo contrató y no decepcionó, a pesar de haber tenido una competencia complicada con delanteros de renombre. El peruano no achicó y hacía goles en los minutos que le daban, muchos de ellos goles que fueron importantes para los 14 títulos que consiguió con los muniqueses. A la par, acudía a las convocatorias de la selección peruana: falló, metió algunos y erró otros.

Ese fue el punto que quebró la relación entre el bien llamado “Bombardero de los Andes” con la afición Blanquirroja. Llegó a ser capitán, uno de los líderes de los “Cuatro Fantásticos”, pero el que menos fortuna tuvo de cara el gol. Sobre todo teniendo en cuanta que Paolo Guerrero ganó popularidad a punta de goles y por su carisma. A pesar de eso, Claudio Pizarro se ubica en el quinto lugar de los goleadores históricos de la selección peruana, por encima Nolberto Solano, Hugo Sotil, Oswaldo “Cachito” Ramírez y Franco Navarro. Entonces, ¿Por qué la crítica desmedida? Pizarro se falló goles, erró, también estuvo involucrado en actos polémicos. ¿Fue el único de su generación? No. Hubo varios jugadores que cayeron en el mismo círculo vicioso, se equivocaron tuvieron su oportunidad.

Lamentablemente Pizarro se ganó la animadversión de muchos, por su forma de vida, por su fama en Alemania, por ser uno de los goleadores más importantes en la Bundesliga, por ser el peruano más exitoso en el extranjero sin un mundial. El enemigo de Claudio Pizarro fue siempre otro peruano.

(*) Comentarista deportivo

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba