Especiales

“Delincuentes aprovechan falta de cultura preventiva”

Especialista César Ortiz afirma que también detecta ausencia de una visión integral del problema, para encontrar soluciones a la inseguridad ciudadana

POR: CÉSAR PICCIOTTI

En nuestro canal digital La Noticia Multimedia entrevistamos a César Ortiz Anderson, presidente de la Asociación Pro Seguridad (Aprosec), quien analiza el incremento de la delincuencia en el Perú y afirma que falta una visión integral del problema para intentar resolverlo. Advierte, además, una falta de cultura preventiva en el enfoque que es aprovechada por los amigos de lo ajeno.

¿Por qué no se avanza en la lucha contra la delincuencia?

No hay una visión holística de la problemática, una visión integral. Gobierno a gobierno, de hace seis gobiernos atrás, se ha ido incrementando de a pocos la delincuencia. Hoy en día hay una falsa sensación de seguridad en los ciudadanos. La población cree que está protegida, por ejemplo, cuan do pone una cámara, cerco eléctrico, en fin. Cuando hubo la cuarentena, a principios de la pandemia, en marzo, abril, hicimos un estudio nosotros y el 80% aproximadamente de edificios de los distritos de Lima de más poder adquisitivo tenían vigilancia informal. De ahí partimos, ya que la gente prefiere invertir menos dinero para su protección.

¿Con lo de vigilancia informal se refiere al guachimán que es contratado para cuidar la cuadra por un mínimo sueldo, digamos?

No, aparte de eso, que está mal, también, me refiero a la persona que abre la puerta en los edificios, al portero. Sí, 80% de informalidad en los edificios de San Borja, de Surco, de Miraflores, de San Isidro, de La Molina. No son de una empresa formal que esté registrada en la SUCAMEC, que esté supervisada por la empresa, no es así. Estos vigilantes informales, estos porteros informales, pregunto yo, ¿qué podrían hacer ante una situación de emergencia? Nada. Ese es un tema.

El otro tema es que hay cercos eléctricos, hay cámaras, hay alarmas, que no funcionan, están de adorno, están malogrados. ¿Por qué? Porque la gente no le da el mantenimiento adecuado. Entonces tenemos un inadecuado recurso humano, tenemos sistemas que no están funcionando bien y además tenemos los elementos, como puertas o ventanas, que no tienen el anclaje bien puesto; hay puertas de garaje que abren en 10, 11 segundos, cuando el raquetero en cuatro segundos ya logró su cometido.

Hoy en día lo que funciona es la seguridad grupal, la seguridad del menos a más, del edificio, el condominio, la cuadra. Apuntar a la cuadra, cuadra segura multiplicas zonas seguras, pero la gente es muy poco solidaria en este tema, hay que reconocerlo.

Cierto, muchos porteros no están preparados para enfrentar, por ejemplo, un asalto, un hurto, cuando ingresan abruptamente a un edificio.

Hablaron al principio de este gobierno de “los ronderos”, ¿verdad? Nos asustaron con los ronderos, una cosa inviable, por supuesto, pero el tema es que hay un serenazgo de casi 30 años que no tiene un marco legal para actuar; eso es el colmo de esto ya.

Cómo han pasado tantos años y los serenos, por ejemplo, no pueden hacer una labor preventiva en reducir a un delincuente porque no tienen un marco legal que los ampare; no pueden hacer uso ni siquiera de un arma no letal para neutralizar rápidamente a este delincuente. Entonces nos están mintiendo, pues. La seguridad pública no está funcionando adecuadamente.

¿Qué está haciendo el Gobierno al respecto?

Miren ustedes a quién ponen de jefe de la DINI, a una persona que aparentemente no está capacitada para ella. Entonces, yo creo que a este Gobierno le interesa poco o nada la seguridad de todos los peruanos. Por las acciones que están haciendo no veo que vaya a haber un esfuerzo realmente, porque el Estado tiene que hacer eso, una política de Estado, una política de Gobierno, para sentar bases y comenzar a trabajar no solamente las respuestas de la seguridad pública, que es la Policía, sino también la justicia, que no está caminando. Hay fiscales y jueces que liberan a los delincuentes avezados, es otra “puerta giratoria”. No se hace nada por ella, tenemos un sistema penitenciario que está casi colapsado. Entonces de qué estamos hablando cuando se dice que el Gobierno quiere mejorar la seguridad de todos los peruanos.

Los delincuentes que cometen un hurto o un arrebato no son llevados a la cárcel, pero merecen una sanción…

Pero es un hurto o un arrebato de todos los días, por el monto no se le puede aplicar la sanción, pero por qué no se lleva un registro para que la reincidencia se comience a sancionar de una manera efectiva. Hay muchas cosas por hacer en la seguridad ciudadana, viendo y estando en la realidad. Si de este Gobierno no se puede esperar gran cosa, ahí me dedico yo a los ciudadanos. Tenemos la obligación, nosotros, no de enfrentar, porque esta es una delincuencia violenta, armada, que está matando ciudadanos; lo que tenemos que hacer es asumir una cultura preventiva para evitar ser la próxima víctima del delito. Eso es lo que hay que hacer, por ejemplo, tener elementos como pulsadores. En una cuadra, los edificios que tengan sus pulsadores. ¿Para qué son buenos los pulsadores? En tiempo real, usted activa un pulsador, ya con protocolos establecidos, inmediatamente todo el edificio va a poder saber que pasa algo, que va a tener una respuesta vecinal, grupal. Cuando la delincuencia ve organización vecinal, créanme, se va.

“LADRONES APLICAN EL FACTOR SORPRESA”

César Ortiz explicó que los delincuentes aplican el factor sorpresa para cometer sus fechorías, pues saben bien cómo, cuándo y dónde atacar. “Hoy en día sacar un celular en un paradero, en la vía pública, en la puerta de un edificio, es decirle al delincuente ‘róbame’”, indicó.

“Hoy en día ir al cajero de un banco y sacar una cifra considerable de dinero, tampoco se debe hacer; sin embargo, la gente lo hace todos los días. Tenemos que asumir un comportamiento preventivo al 100%”, puntualizó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba