Opinión

Cuidado con repartijas y faenones

Por: Martín Valdivia Rodríguez

Cada vez que un gobierno está por asumir el mando, en su entorno se organizan lobbies y componendas cuyo fin es capturar una tajada de la torta. El presidente y las principales cabezas del gobierno entrante deben estar muy alertas, pues estos personajes muchas veces entran por la puerta falsa, de tal modo que nadie los ve pasar y se acomodan en puestos claves de los organismos públicos para fagocitar en el aparato estatal.

En las redes sociales circula un video donde dirigentes y nuevas incorporaciones del partido del lápiz van a exponer ante los delegados de bases, pero muchos de estos cuestionan, entre gritos, la llegada de personas interesadas y arribistas.

Ya el profesor Pedro Castillo parece haberlo advertido. En una reciente declaración, con evidente desazón y disgusto, dio a conocer los pedidos que ha recibido: “Yo te he apoyado, quiero ser ministro, quiero ser el próximo alcalde de la provincia, el próximo prefecto (…)”. Es que muchas personas ven el poder como un botín que hay que capturar utilizando cualquier método para acomodarse en un puesto durante cinco años consecutivos. La incompetencia profesional, los conflictos de intereses, los antecedentes dudosos, los amiguismos, los tarjetazos o la militancia partidaria de ninguna manera deben aparecer en los procesos de selección de personas para ocupar tal o cual cargo. Deben primar, más bien, la meritocracia y la igualdad de oportunidades, que es algo que ha hecho mucha falta en los últimos gobiernos.

Hace unos días se difundieron unos audios del exasesor Vladimiro Montesinos, a quien se le escucha decir: “Sería bueno que lo llames para que él pueda apoyar y, bueno, tiene que meter un poco de ‘gasolina’. Ya tú me entiendes, ¿no?”. En el lenguaje lumpen “gasolina” significa lo mismo que “incentivo” o “aceitada”.

El caso de los “petroaudios”, que develó precisamente las “aceitadas”, los “faenones” y los “honorarios de éxito”, data de hace ya más de una década, pero estas prácticas siguen vigentes. Durante el gobierno de PPK, un exministro, que antes había dicho que “Odebrecht pone presidentes”, le advertía a un inefable excongresista: “Tú ya sabes cómo es la nuez”, cuando realizaban un arreglo bajo la mesa. La prensa y los ciudadanos de a pie estaremos atentos. Si estos mecanismos se repiten, sea cual fuere el gobierno que entre, estaremos aquí para denunciarlos y ejercer nuestro derecho a la protesta. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba