Opinión

Contradicción: Bolivar y Maduro

Por: Antero Flores-Araoz

Hace doscientos años, don Simón Bolívar, originario de la hoy Venezuela, llegó al Perú para completar la tarea de don José de San Martin, quien desde Argentina había arribado a lo que fuera el Virreinato del Perú, para liberarlo e independizarlo del yugo ibérico.

Don José de San Martin declaró nuestra independencia de la que muchos denominaron la patria grande y, don Simón Bolívar consolidó dicho esfuerzo, combatiendo junto con nuestros criollos y naturales de estas tierras, para culminar lo que los precursores de la Emancipación habían augurado.

En Junín y Ayacucho se combatió con patriotismo para alcanzar el anhelo independentista peruano, pero simultáneamente se concluyó con la labor de terminar con la dominación que impedía la soberanía de las diversas latitudes de la América Latina.

Sin embargo, el también venezolano Nicolás Maduro, quien ha prostituido el apellido de don Simón Bolívar, al haber denominado República Bolivariana al país llanero, pretende a través de su protegido Pedro Castillo, que alcance la Presidencia de la República del Perú, para tomando como ejemplo Venezuela, hacer de nuestra patria otra dictadura, que termina con la vocación republicana, democrática y libertaria de los peruanos, para convertirnos en una satrapía.

Pero no se trata de cualquier dictadura, sino de la que además de conculcar y coactar las libertades, también lo hace con la sociedad, a quien somete al autoritarismo perverso. No olvidemos que igual lo hace con su economía, sustituyendo el emprendedurismo privado por el estatal, expropiando, cuando no confiscando, empresas de todo tamaño, de toda actividad, sean ellas extractivas de minerales, petróleo y gas, como también agrarias e industriales, además de las comerciales.

Tenemos triste experiencia con dictaduras, que no olvidaron tampoco a los servicios públicos como electricidad y telefonía, que en manos del Estado fueron un desastre, hasta que terminada la dictadura se procedió con su privatización tiempo atrás, ayudándonos a dar el gran salto al desarrollo, por supuesto no concluido y aún con bolsones de pobreza y pobreza extrema que estamos demorados en atender.

Hagamos un poco de memoria los mayores y, los más jóvenes ingresando a los anales de la Historia para visualizar como la dictadura de Juan Velasco Alvarado, sometió a todos los peruanos, nos enfrentó a unos y otros, hizo seda y pabilo la economía, creó empresas públicas sin ton ni son para sustituir a las privadas, con ingentes pérdidas que tuvimos que cargar con ellas todos los peruanos a través de nuestros impuestos, y quitándonos algo que es tan valioso, como la vocación de crear riqueza, que genera puestos de trabajo, eleva niveles de vida y lleva a la prosperidad.

Curioso por cierto, mejor dicho insólito y contradictorio, que sea un Venezolano el que quiera destruir la tarea heroica de don Simón Bolívar, dando ayuda, apoyo y sustento a peruanos, que quizás actuando con ingenuidad, se prestan a la triste tarea de terminar con nuestras ansias de progreso, desarrollo y bienestar para todos. Una pena.

(*) La empresa no se responsabiliza por los artículos firmados.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba