particular

Artemisa: Protectora de la salud femenina

Hierba posee propiedades que mejoran la digestión y previene el cáncer

La artemisa (artemisia absinthium) tiene una larga trayectoria en el campo de la medicina natural. Debe su nombre a la diosa griega Artemisa, hermana gemela de Apolo y protectora de la salud y vida femenina. Esta planta es originaria de Asia, Europa y el norte de África. Entre los beneficios de la artemisa está el de reducir los dolores menstruales, tratar los problemas digestivos, así como combatir eficazmente la malaria.

COMPONENTES

Su componente principal es la artemisinina, un importante fármaco que ayuda a eliminar parásitos y proteger al organismo. La artemisa contiene aceites esenciales sacados de sus flores y raíces, que aportan flavonoides (fitonutrientes), así como mucílagos y taninos.

MALARIA

La artemisa es conocida principalmente porque reduce el riesgo de desarrollar la malaria y también puede contribuir a una progresiva recuperación en un paciente una vez infectado. La utilidad de la artemisinina, el principio activo de la planta, es efectivo contra los brotes de “plasmodium falciparum”, parásito responsable de la enfermedad, al que acaba bloqueando y destruyendo. La malaria es una epidemia mundial que cada año puede llegar a afectar a entre 300 y 500 millones de personas.

PROBLEMAS DIGESTIVOS

La artemisa tiene propiedades depurativas y antioxidantes. Por lo tanto, ayuda a eliminar toxinas que afectan el estómago. Contribuye a aliviar las náuseas y pesadez estomacal, así como en digestiones difíciles, eructos, presencia de gases y para prevenir las flatulencias.

CÓLICOS MENSTRUALES

Favorece el buen funcionamiento de los órganos reproductivos al incentivar una mejor circulación sanguínea. Además, la Artemisa tiene propiedades analgésicas, aliviando molestias relacionadas a la menstruación. Al aumentar el flujo menstrual permite que los ciclos sean más regulares.

COMBATE TUMORES

La artemisa tiene un efecto positivo en pacientes con tumores de próstata, renal, sarcoma, páncreas, entre otros. Su compuesto, artemisinina, actúa solo en las células tumorales, sin afectar el tejido sano. Además, alivia el dolor de pacientes con artritis o con dolores en las articulaciones.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba