Opinión

Un gabinete confrontacional

Por: Mario Amoretti Pachas

El reciente mensaje a la Nación del presidente Pedro Castillo deja mucho para comentar o, como se dice, deja mucha tela para cortar. Y ni qué decir del posterior gabinete formado entre gallos y medianoches y que tiene como cabeza al cuestionado Guido Bellido.

Precisamente este gabinete podría tildarse como el peor de nuestra historia republicana. Esos nombramientos son abiertamente confrontacionales porque está compuesto por algunas personas seriamente vinculadas al terrorismo y otras que no tienen la calidad, los conocimientos ni los pergaminos para ocupar un puesto en determinado ministerio.

Por otro lado, tenemos la insistente idea de convocar a una Asamblea Constituyente, una medida que sin lugar a dudas busca única y exclusivamente perennizarse en el poder; y no solo el señor Castillo, sino también Vladimir Cerrón, algo que es mucho más peligroso todavía. En realidad es muy lamentable que Cerrón salga abiertamente a sostener que su ideario es el que va a llevarse a cabo. Si él considera que con esa fórmula va a lograr cambiar los destinos del país, lamento decir que está equivocado y que no nos va a llevar a buen puerto.

Otra barbaridad que escuchamos en el mensaje de 28 de julio es que el presidente le dio plazo de 72 horas a aquellos extranjeros delincuentes para abandonar el país. Eso no procede de ninguna manera porque para expulsar a una persona del país por cometer algún delito previamente tiene que ser procesado y juzgado por las acciones que hubiera cometido. Eso sería actuar de acuerdo al Código Procesal Penal, no lo que propone el presidente Castillo por desconocimiento o populismo.

Respecto al gabinete, depende del propio Jefe de Estado cambiar a algunos ministros –o a todos– por gente que tenga más llegada al pueblo y que consiga consenso dentro del Congreso. En el caso del ministro de Justicia, prefiero abstenerme de algún tipo de comentario porque ha sido decano del Colegio de Abogados como yo y, además, somos contemporáneos en la profesión.

No hay que dejar de mencionar el pretendido reparto populista de miles de millones de soles a las municipalidades, para los caminos carrozables, un bono de 700 a cada familia vulnerable, etc. La pregunta que nos hacemos, ¿de dónde va a sacar toda la millonada de soles? Yo, como chinchano, he denunciado que en época de emergencia se dispuso de mucho dinero en las regiones, pero jamás vimos buenos resultados. Considero que eso de otorgar partidas a las municipalidades es otra de las medidas populistas que merecerían ser investigadas.

(*) Exdecano del Colegio de Abogados de Lima

(*) La empresa no se responsabiliza por los artículos firmados.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba