Especiales

“Sendero Luminoso está vivito y coleando”

Coronel PNP (r) Benedicto Jiménez explica cómo la agrupación de Abimael Guzmán se infiltró en el movimiento magisterial

Una de las voces más autorizadas para hablar sobre Sendero Luminoso, su pasado y su presente, es el coronel PNP (r) Benedicto Jiménez. Es uno de los artífices de la llamada ‘captura del siglo’, de Abimael Guzmán Reynoso, el fundador y líder de la agrupación terrorista en 1992, aquella época en que el país vivía al ritmo de los coches bomba y torres voladas con dinamita. Para el ‘Sheriff’, como le decían, “Sendero Luminoso está vivito y coleando” y puede llegar a Palacio de Gobierno. En esta nota explica por qué, a su entender, el país corre ese riesgo.

Creador del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), integrado por 82 detectives que ‘cazaron’ a Guzmán y su cúpula, Benedicto Jiménez pasó al retiro en el 2003, pero como detective de raza sigue al tanto de los movimientos de la organización terrorista que puso en vilo al país durante dos décadas. En una entrevista para La Noticia Multimedia, bajo la conducción de Rafael Poblete, dio su diagnóstico, que es como una clarinada de alerta.

“Después de la captura de Guzmán nos dimos una borrachera triunfalista, pensamos que ya el terrorismo había acabado y que lo que existía en el VRAEM, o sea, que este grupo de los hermanos Quispe Palomino, era un foco que no tenía mayor interés. No obstante, ahora genera preocupación porque cada cierto tiempo ataca, emboca y mata a policías y militares”, expresó.

ACUERDO DE PAZ

Benedicto Jiménez considera que se creyó que Sendero era ya parte de la historia y esa subestimación del enemigo es un error estratégico. “Mientras tanto, ¿qué hizo Guzmán el año 93? Dijo ‘bueno, vamos a desarrollar un nuevo gran plan, ya no guerra militar, sino una guerra de otra forma, que sea más ideológica, política, legal y reivindicativa’. Había sentido el golpe de la captura del líder y sus principales cabecillas. Desde el punto de vista militar fue un golpe contundente”, agregó.

Explicó que, para ejecutar ese nuevo plan, Abimael Guzmán echó mano de la lucha de clases. “Del 93 al 97 plantearon el acuerdo de paz ‘No vencedores ni vencidos’ y parece que no les funcionó porque Alberto Fujimori no quiso tranzar”, agregó el coronel.

“Llegó el año 2000 y aprovecharon un cónclave, una reunión que hicieron en la Base Naval del Callao, en la cárcel donde está Abimael Guzmán. Había huelgas y, preocupado, el gobierno hizo que se juntasen dirigentes de distintas cárceles en la Base Naval y Guzmán aprovechó para establecer otro plan que se llama ‘La solución política de los problemas derivados de la guerra’ con 5 puntos, donde pedían la amnistía general, el cierre del penal de la Base Naval del Callao, la libertad de todos los presos, democratización de la sociedad peruana…”, añadió.

RECONSTRUCCIÓN

Recordó que el año 2008, en la celda de Guzmán se encontró un plan denominado ‘construcción para los nuevos tiempos’, que se viene observando hasta el momento. “Aparece el Movadef en el año 2009, el Conare Sutep también, y todos son organismos derivados de la lucha ideológica política, que es la lucha de ideas. Los centros de la lucha de las ideas están en las universidades, los colegios, las academias”, precisó.

“Desde hace diez años han hecho una ideologización que es el ‘Marxismo, leninismo maoísmo Pensamiento Gonzalo’. Les dicen a los jóvenes que Guzmán no es un asesino, sino un profeta, un maestro, un amauta, un filósofo. Después les dicen que acá no ha habido terrorismo sino un conflicto armado interno, que el Estado es genocida, que ellos son revolucionarios, les van corroyendo el cerebro, los van captando y los organizan dentro de lo que se llama el Movadef (Movimiento de Amnistía de los Derechos Fundamentales), que es un organismo que ha crecido tanto, que está ad portas de entrar a Palacio de Gobierno y hay algunos que ya están en el Congreso en estos momentos”, refiere el analista.

Añade que para el socialismo del siglo XXI las armas ya pasaron de moda, ahora se montan sobre las masas conflictivas. “Su labor es meterse en las movilizaciones, manifestaciones, en los paros y bloqueos, para politizar, organizar y movilizar a las masas, esa es la consigna”, refiere.

LA CONEXIÓN CON PEDRO CASTILLO

El coronel (r) Benedicto Jiménez indicó que, en 1992, cuando cayó, a Abimael Guzmán se le encontró bastante documentación donde se aludía a la infiltración del magisterio. “Había un movimiento clasista magisterial. Los maestros son los que propagan las ideas”, rememora.

Agrega que, en ese contexto “aparece el Conare Sutep, que es creado por senderistas como Robert Huaynalaya, Juan Jarro, Oswaldo Esquivel Caycho, Juan Carlos Ríos Fernández”. “Luego se pliegan otros como César Tito Rojas, a quien se le ha visto con el candidato Pedro Castillo”, indicó.

“A Pedro Castillo se le conoce muy poco. Aparece en el 2017 nombrado como presidente del Comité de Lucha de las Bases Regionales por Movadef Conare-Sutep (…)”, explica. “Necesitaban a alguien que esté un poco limpio y eligieron a Pedro Castillo”, expresó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba