Opinión

¿Puedo exigir una mayor remuneración, si soy el más antiguo en mi centro de trabajo?

Por: Julio César Palomino Meza

Como es sabido, el pago de las remuneraciones es una de las principales obligaciones que mantiene todo empleador con sus trabajadores o dependientes.

Conforme lo ha dispuesto el Art. 6 del Decreto Supremo No 003-97-TR, todo empleador entrega cierta cantidad de dinero al trabajador, a cambio de los servicios que éste le presta por un tiempo determinado.

En el Perú también se encuentra vigente la Ley No 30709 que data del 27 de diciembre de 2017, que prohíbe la discriminación salarial entre varones y mujeres, mediante la determinación de la categoría, funciones y remuneraciones, en aplicación del principio de igual remuneración por igual trabajo.

No se puede permitir actos de discriminación salarial en el centro de trabajo, pues de lo contrario, se estaría configurando actos de diferencias salariales o remunerativas en base al sexo de la persona, y sin criterios objetivos.

Cuando nos referimos a salario justo, debe entenderse que el mismo se paga en base a la igualdad y equidad entre los trabajadores que laboran en un centro de trabajo.

En la práctica, conforme a los alcances de la Ley No 30709, toda empresa debe implementar un Cuadro de Categorías, funciones y remuneraciones que agrupe y describa los puestos de trabajo existentes en el centro de trabajo.

La propia Declaración Universal de los Derechos Humanos, emitida el 1948, y ratificada por nuestro país en 1959, estableció que toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual. Entonces, si en una empresa, existen dos puestos de trabajo de jerarquía distintas, pero el de menor jerarquía gana más, el empleador no podrá justificar que los trabajos son distintos, sino que deberá demostrar el por qué, el trabajador de menor categoría gana más que el otro, entonces ahí, merece una explicación razonable y técnica del propio empleador.

Recientemente la Segunda Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema, ha emitido la Sentencia Casatoria No 24071-2019, señalando que la mayor antigüedad laboral no constituye razón suficiente para justificar un trato remunerativo diferenciado basado en causas objetivas y razonables. Dice además, que el factor de ser el más antiguo en la empresa, no debe tomarse en cuenta de manera aislada, sino que deben ser analizados los factores, como son la línea de carrera, y las funciones desempeñadas en el centro de trabajo.

En suma, no bastaría ser el trabajador más antiguo en el centro de trabajo, para ganar más, sino deben tomarse en cuenta otros criterios, siempre y cuando no se afecte el principio de discriminación salarial.

Si deseas conocer más sobre este tema, puedes escribirnos a jpalomino@ estudiojpalominoyasociados.com, al teléfono 997936073. Visita nuestras redes sociales www.estudiojpalominoyasociados.com, LinkedIn como Julio César Palomino Meza.

(*) Abogado Laboralista

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button