Opinión

Prioridades para el año nuevo

Por: Wilson Quispe Mamani

Deseo que la política general del Ejecutivo y la agenda legislativa se cumplan y no se defraude a los millones de peruanos que quieren cambios. Existen dos grandes problemas que debemos enfrentar: la tercera ola de COVID-19 y la recesión económica por la pandemia.

El Ministerio de Salud debe superar la nueva ola de contagios del coronavirus en un tiempo corto, se debe evitar que colapse nuevamente el sistema de salud pública. Fortalecer el nivel primario de atención y reiniciar el tratamiento de otras enfermedades, como la tuberculosis o el cáncer.

El Ministerio de Educación debe garantizar el inicio del año escolar presencial, que permitirá que miles de estudiantes que abandonaron la educación básica y superior, puedan retomar sus estudios. Se debe garantizar el almuerzo escolar y los niveles de bioseguridad en todas las instituciones educativas.

El Ministerio de Economía y el BCR deben lograr la reactivación económica y la estabilidad monetaria, respectivamente. Promover la producción nacional de todos los sectores de la economía, generar mayores puestos de trabajo, controlar la inflación y detener la subida del dólar. Las proyecciones macroeconómicas son muy positivas para este año, por los altos precios internacionales de minerales, como el cobre; pero no se menciona proyecciones sobre el desarrollo social. Seguimos manteniendo graves problemas en educación, salud, trabajo formal, seguridad social, nutrición, etc.

Las elecciones regionales y municipales deben realizarse respetando las normativas de bioseguridad. La izquierda peruana debe mantener los espacios ganados en las elecciones 2021. Las fuerzas democráticas y progresistas deben tener madurez para frenar el avance de la derecha golpista en las elecciones.

El Congreso debe promover un debate nacional para cambiar la Constitución neoliberal de 1993. La derecha mayoritaria ha postergado este debate y por el contrario está limitando derechos constitucionales, asumiendo funciones que solo le corresponde al Poder Constituyente (pueblo). Este año el Congreso tendrá dos designaciones importantes: la de seis de los siete magistrados del Tribunal Constitucional (TC), y la del Defensor del Pueblo. Es necesario para la estabilidad del país y de la democracia, que se elijan a las personas más idóneas y no se realicen las “repartijas” de costumbre.

El Congreso tiene que fortalecer su función fiscalizadora de todos los organismos públicos, incluyendo al Ejecutivo. No se puede pactar con la corrupción, venga de donde venga. Se debe fiscalizar, respetando los principios de presunción de inocencia, derecho a la defensa y el debido proceso.

Tengo la confianza de que el Ejecutivo y el Legislativo desarrollarán eficientemente sus funciones y no cometerán los errores del año pasado, nuestro pueblo está muy golpeado por la recesión económica, crisis sanitaria e inestabilidad política. Si trabajamos pensando en las prioridades del país, recuperaremos la confianza de nuestro pueblo.

(*) Congresista de la República por Perú Libre

(*) La empresa no se responsabiliza por los artículos firmados.

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Botón volver arriba