Política

Lluvia de bombas lacrimógenas y piedras por violentas protestas

Vandalismo sigue imparable en el centro de Lima y calles se convirtieron en campos de batalla

Volvió la violencia al centro de Lima. No solo hubo bombas lacrimógenas de la Policía y pedradas de los manifestantes, que empezaron sus protestas en las plazas Dos de Mayo y San Martín. Esta vez fueron disparos de perdigones los que dejaron varios heridos.

A las 3 de la tarde empezaron a llegar los primeros grupos por el jirón Belén y la avenida Nicolás de Piérola, que conecta ambas plazas. Se notó una mayor participación de frentes de estudiantes universitarios y organizaciones sociales de diversas provincias del interior del país, especialmente del sur y la selva central. En total había alrededor de 9 mil personas, pero en grupos divididos.

CASCOS Y MASCARILLAS

Luego, los manifestantes avanzaron por el Parque Universitario y el jirón Lampa hacia la avenida Abancay; en el camino hubo varios enfrentamientos con las fuerzas del orden. Muchos manifestantes usaban cascos y mascarillas anticovid.

La Policía aplicó la misma estrategia que, el pasado jueves, el primer día de la llamada “toma de Lima”, le permitió contener a los manifestantes. Filas de custodios del orden, empuñando sus escudos, se ubicaron como una barrera contra la arremetida de los vándalos, que atacaban con piedra y palos.

AVENIDA ABANCAY

Escenas como esta se dieron principalmente en las arterias que desembocan en la avenida Abancay, camino obligado para llegar al Congreso. Otra novedad fue la participación de la Patrulla Motorizada, pero los policías tuvieron problemas para trasladarse en medio del tumulto. Su malestar denotaba que usar dichos vehículos fue mala idea.

En el Paseo de los Héroes Navales, una bomba lacrimógena cayó dentro de un bus y los gases provocaron escenas de pánico entre los pasajeros. Otra bomba lacrimógena se coló por una ventana y cayó dentro de una casa del jirón Lampa.

LICENCIADOS EP

El hotel Sheraton era resguardado por un batallón de policías. Pues los manifestantes se desplazaban amenazantes por las calles adyacentes, como Bolivia, Uruguay y España, en un ir y venir, ante el asedio de la Policía.

Un numeroso grupo de licenciados del Ejército, seguidores del líder etnocacerista Antauro Humala, logró romper el cordón policial y se dirigió rumbo al Congreso, pero más adelante fue atajado por otros contingente.

DOS PERIODISTAS FUERON HERIDOS POR PERDIGONES

Las protestas dejaron varios heridos. Entre ellos, dos policías con la cabeza rota y dos periodistas de la prensa extranjera por impacto de perdigones.

El fotógrafo Sebastián Castañeda, de la agencia Reuters, y su colega Ernesto Benavides, de AFP, recibieron impactos de perdigones en sus extremidades.

Por su parte, el Ministerio de Salud informó sobre cuatro personas heridas por perdigones en el Hospital Arzobispo Loayza y una afectada por contusión en la cabeza en el Hospital Dos de Mayo.

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Botón volver arriba