Opinión

Juan Reynoso: Una revolución selectiva

Por: Tito Ponte Silvera

La salida de Ricardo Gareca de la selección peruana, tras dos procesos que en el plano general consiguió el éxito con la clasificación al Mundial de Rusia 2018, requería un cambió rápido, oportuno e idóneo. El nombramiento de Juan Maximo Reynoso fue lo más adecuado, por su calificado título como técnico en la Liga Mexicana, su sapiencia en el fútbol nacional y su preparación como estratega. Pero, el cambio también necesitaba de ajustes, medidas y nuevas fórmulas que comiencen a marcar la diferencia, sobre todo para renovar el sistema. Pero, obviamente, sin desmantelar de manera abrupta la base del proceso pasado.

La primera convocatoria del ex entrenador del Cruz Azul ha dado muestras de una filosofía planificada y criteriosa, no solo apuntando al objetivo inmediato – partidos amistosos – sino también hacia el futuro – eliminatoria mundialista y próximas competencias internacionales -, una idea que puede resultar beneficiosa sobre todo considerando que varios futbolistas de la “Era Gareca” no llegarán, en teoría, a los venideros torneos mundialistas. Reynoso convocó a 27 jugadores para los amistosos ante México y El Salvador, y anunció una lista alterna de futbolistas “Selectivos”, como invitados, para entrenar con la selección absoluta, con la misión de observarlos más de cerca en los entrenamientos y “poder corregir” en cuanto a lo “deportivo y vivencial”, así fue como aseguró el ahora mandamás nacional en conferencia de prensa. Además, dejó asentado que utilizará dos equipos distintos en los encuentros ante mexicanos y salvadoreños, con el fin de apreciar el desempeño de sus convocados. Sin embargo, aseveró que en los partido oficiales mantendrá un equipo principal.

Es probable que para la gran mayoría la noticia sea el regreso de Raúl Ruidíaz, un delantero que seguramente aún puede aportar más, y que de la mano de Reynoso, quizás conseguirá protagonismo. Para otros, el retorno de Santamaría genera polémica y opiniones divididas. La inclusión de Piero Quispe se recibe con optimismo y esperanza. Y la ausencia de Miguel Trauco, probablemente sea un adiós. Pero, ninguno de estos nombres tendría que ser más relevante que haber anunciado una lista “Selectiva”, un planteamiento que podría traer grandes réditos al futuro del balompié peruano.

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Botón volver arriba