Opinión

Evo y la narcopolitica boliviana

Por: Jorge del Castillo Gálvez

El Gobierno ha decretado el impedimento de ingreso al país de Evo Morales y 8 bolivianos más acusados de realizar actividades proselitistas que afectan la seguridad nacional y el orden interno, imputándoles además estar detrás de los actos de violencia recientes en el sur del país También se sospecha que están impulsando la segregación de parte del Perú, con fines de obtener nuestros recursos naturales como oro, cobre, litio, etc. y por cierto una salida soberana al mar.

Pero detrás de esas reales o aparentes razones, hay otras que están plenamente identificadas, como es el narcotráfico y todas las nefastas consecuencias que acarrea.

Evo Morales Ayma, líder cocalero cuando llegó a ser presidente de Bolivia, lo primero que hizo fue expulsar a USAID (Agencia para el desarrollo internacional) y DEA (Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos) y liberó la producción de coca y por cierto su procesamiento, convirtiendo a su país en una plataforma de exportación de drogas. Como la producción de coca en Bolivia (30,000 has.) no es suficiente, ven en el Perú (61,700 has,) la opción de adquirir más coca y producir cocaína principalmente de la zona del VRAEM y de la selva de Puno.

En los últimos años, el narcotráfico ha construido un narco puente aéreo entre Perú y Bolivia, (segundo y tercer productores mundiales de coca); desde allí vienen avionetas bolivianas a recoger droga y llevarla a Bolivia convertida en un HUB de la droga para desde allí distribuirla a Chile, Argentina, Paraguay, Brasil (Rio y Sao Paulo grandes mercados), Estados Unidos y Europa, donde multiplica su precio.

Hay pruebas objetivas, con el aumento de áreas de coca, Bolivia produce 300 Toneladas de Cocaína al año y ninguna voluntad política del gobierno del MAS de combatir el narcotráfico. Perú produce aproximadamente 800 Tm protegidas por el narco-terrorismo.

Para adquirir la droga peruana del VRAEM y la selva puneña, todos los días llegan al Perú no menos de 4 avionetas bolivianas por día, a recoger cocaína nacional y nuestra Fuerza Aérea está impedida a intervenir y destruir esas avionetas en el aire, por una absurda disposición del Gobierno de Estados Unidos basada en un accidente sucedido hace más de 20 años, entonces solo pueden ser intervenidas en tierra lo cual dificulta la labor policial, pues solo permanecen en tierra escasos minutos.

Entre el 2013 a 2021 la DIRANDRO intervino 62 avionetas en tierra, lo que significa una mínima parte de la realidad y destruyó 994 pistas clandestinas; con el gobierno de Pedro Castillo se redujo esa interdicción y se dio pase a esa permisividad igual a Bolivia donde no se conoce de acción alguna significativa contra el narcotráfico. Un reporte de Cuarto Poder demostró como una avioneta boliviana CPX 1724 en mayo 2022, aterrizó y levantó impune vuelo en Alto Pichas en La Convención, Cusco que es parte del VRAEM con 350 kg de cocaína.

Evo Morales ha convertido a su país en un Narco Estado y sus sueños de anexión del sur del Perú van por ese camino.

No es casualidad que cuando Evo Morales se eligió y afianzó en Bolivia, el Gallo Zamora era embajador de Cuba en La Paz; hoy el mismo personaje es Embajador en Lima. Por tanto, no es suficiente se le impida el ingreso al país, debe la Fiscalía de la Nación con apoyo de la DIRANDRO hacer una profunda investigación de este fenómeno de delincuencia global que afecta nuestra soberanía y estabilidad democrática; para eso existe la Convención de Palermo, suscrita por el Perú, para combatir el crimen organizado de la Narco política.

(*) Excongresista de la República

(*) Expresidente del Consejo de Ministros

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba