Opinión

¿Es posible una alianza electoral?

Por: Martín Valdivia Rodríguez

Conforme se acerca el 2026, al no aparecer todavía algún precandidato que se perfile como favorito, ciertos políticos están barajando la opción de las planchas multipartidarias, es decir, producto de alianzas o frentes. Esta fórmula no es nueva, pues en otros países se ha puesto en práctica últimamente y ha dado buenos resultados, pero en el Perú aún no ha tenido éxito.

El primer ensayo de este tipo fue el de Izquierda Unida (IU), una coalición política creada en 1980 por movimientos, partidos y frentes de izquierda que permitió la elección de Alfonso Barrantes como alcalde de Lima en 1983. Sin embargo, en las elecciones generales de 1985, IU solo obtuvo el 24.69 % de votos; en las de 1990, 8.23 %, y en las de 1995, apenas 0.57 %. A IU no le quedó otro camino que la extinción.

Los pactos no han sido ajemos a la derecha. Cuando Alberto Fujimori irrumpió en la escena política a fines de los años 80, el Movimiento Libertad, Acción Popular y Partido Popular Cristiano formaron el Frente Democrático (Fredemo), que lanzó como candidato presidencial para las elecciones de 1990 a Mario Vargas Llosa. El literato perdió los comicios, luego viajó a Europa y Libertad se disolvió, mientras que AP y PPC continuaron su vida política por caminos diferentes.

Así, pues, los intentos de llevar a la presidencia a un candidato que represente a alianzas de izquierda o derecha en el Perú han fracasado. Ahora bien, en estos tiempos de votos dispersos y dado que en las elecciones del 2026 podrían participar más de 30 candidatos —ya hay más de 25 partidos inscritos en el JNE—, los que pasarían a la segunda vuelta lo harían con reducidos porcentajes y una representatividad mínima, vuelve a aparecer la alternativa de una coalición o frente. Recordemos que, en el 2021, Pedro Castillo logró apenas el 18.92 %, y Keiko, 13.41 %, en la primera vuelta.

Pero los tiempos han cambiado. En otros países de la región, recientemente, esta fórmula sí ha dado resultados. Tenemos, por ejemplo, a la Acción Democrática Nacional, una coalición que aglutinó a los movimientos Pueblo, Igualdad y Democracia (PID, del primo del expresidente Lenín Moreno) y Mover (antes Alianza PAIS), que llevó a la presidencia a Daniel Noboa. Un caso más reciente es el del presidente Javier Milei, en Argentina, cuyo partido, Libertad Avanza, en las elecciones fue respaldado por el Partido Demócrata (PD), Unión Celeste y Blanco (UCyB) y Renovador Federal (RF).

¿Se formará una alianza de la derecha peruana para las elecciones del 2026? ¿Habrá una coalición de izquierda? ¿Aparecerá un outsider que no pertenece a ningún partido conocido? El tiempo lo dirá.Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

Related Articles

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Check Also
Close
Back to top button