Internacional

Derrame de aguas residuales genera evacuación en Florida

Trabajan contrarreloj para contener un enorme depósito de líquidos de desechos

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró el sábado un estado de emergencia en la ciudad de Tampa, a unos 450 km al noroeste de Miami, debido a un derrame considerable en un estanque enorme de aguas residuales que amenaza con inundar caminos y reventar un sistema de almacenamiento de aguas contaminadas, sobre una zona costera y agrícola.

Operarios y especialistas realizan a contrarreloj descargas controladas del depósito de líquidos de desechos en la planta procesadora de fosfatos en el oeste de Florida, cerrada desde 2001 ante la aparición de grietas y filtraciones, con el fin de evitar que se rompa y se produzca un desastre ecológico.

Las autoridades de Florida ordenaron el  desalojo de más de 300 viviendas y cerraron una carretera en un radio de 1,6 km, cercana al estanque en el área de Tampa Bay al norte de Bradenton. Los habitantes que viven en los alrededores de la reserva Piney Point recibieron la alerta a través de un mensaje de texto en que les recomendaban abandonar el área porque el colapso era “inminente”.

Según medios locales, el embalse contiene entre 2.600 y 3.000 millones de litros de agua usada en el procesado de los fosfatos, agua de mar extraída durante el drenaje de un puerto cercano y agua de lluvia y de desagües de tormentas. Lo que ha provocado la alarma de grupos ecologistas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba