Especiales

“Cada hora ocurre un infarto en el Perú”

Cardiólogo Marco Almerí nos advierte que debemos darle mayor importancia al cuidado de nuestro corazón

POR: CÉSAR PICCIOTTI

Las enfermedades cardiovasculares se llevan la vida de unos 18 millones de personas en el mundo cada año. El COVID-19, con todo el daño que hace, en casi dos años de pandemia ha provocado la muerte de 5 millones de personas. Sin duda, el mal mayor está pasando desapercibido para todos, descuidando una parte de nuestro cuerpo que necesita vigilancia extrema y oportuna. A propósito del Día Mundial del Corazón, La Noticia Multimedia conversó con el doctor Marco Almerí, cardiólogo clínico y experto en Salud Pública.

Doctor Almerí, ¿qué cuidados debemos tener para que nuestro corazón pueda cumplir eficientemente su trabajo en nuestro cuerpo?

Yo diría que debemos de tener en cuenta básicamente tres detalles: una buena alimentación, ejercitarnos regularmente y controlar los factores de riesgo que nos predisponen a sufrir un evento cardíaco en cualquier momento. Estos tres factores, si los cuidamos, contribuirán a no sufrir un infarto que nos quite la vida en cualquier momento.

Usted me contaba que la cantidad de muertes por enfermedades cardiovasculares eran varios millones más que el propio COVID-19…

Se calcula que al finalizar el año 2021, habrán muerto unos 18 millones de personas por enfermedades vinculadas al corazón. El COVID-19, en todo su tiempo de existencia, ha matado a unos 5 millones. Entonces, ¿cuál de estas dos enfermedades es más letal? Las personas debemos de poner en una balanza todas estas situaciones y darle la importancia debida a este órgano tan noble pero que necesita los cuidados debidos que –desgraciadamente– no le estamos dando. Hoy por hoy, las enfermedades cardiovasculares ocupan el primer lugar de mortandad en todo el planeta.

¿Estas cifras nos hablan de una suerte de pandemia silenciosa?

Pandemia que no sólo incumbe ahora a personas de la tercera edad. Hasta antes del año 2000, las enfermedades cardiovasculares se presentaban ciertamente en personas mayores; hoy vemos infartos en personas de 30, 35 años, muchas de ellas obesas y con hipertensión arterial. Cada hora ocurre en el Perú un infarto.

¿Cada hora hay un infarto en nuestro país?

No sólo eso. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el crecimiento de las muertes por enfermedades cardiovasculares en todo el mundo es de uno por ciento cada año. No hemos podido frenar, siquiera, el avance de estas muertes; al contrario, cada año crece más.

Es obvio que este cambio en el patrón de muertes vinculadas a las enfermedades del corazón se debe básicamente al estilo de vida que llevamos y a la dieta que ingerimos. ¿Es un problema relacionado con la modernidad?

En parte sí. La modernidad nos ha llevado a dejar de hacer cosas que antes hacíamos. La naturaleza humana es de por sí caminante. Nuestros antepasados se mantenían en constante movimiento y ahora lo solucionamos todo con el auto, el ascensor y otros artículos que lo único que hacen es hacernos cada día más sedentarios.

¿En qué consiste una dieta sana?

En comer más vegetales y verduras, disminuyendo la ingesta de sal, azúcar, grasas. Los peruanos tenemos una gastronomía muy amplia y variada pero muy sazonada, con mucha sal. La OMS recomienda máximo cinco gramos de sal al día por persona, pero en el Perú se está consumiendo entre 12 a 15 gramos de sal per cápita; es decir, más de cinco kilos por cabeza cada año. ¡Una barbaridad! Una dieta sana, también, es evitar el consumo de comida chatarra, alimentos procesados, gaseosas y cervezas en exceso.

¿En cuanto a la actividad física?

Mantenernos en movimiento al menos 60 minutos por día: patinar, montar bicicleta, bailar, trotar, nadar, caminar a paso apurado y demás. A ello hay que agregarle al menos 2 veces por semana de actividad física moderada o intensa. Hacer ejercicio nos prolongará la vida. Si hay un ascensor, procure subir esos pisos por las escaleras. Si tiene que ir del mercado a la casa por seis cuadras, camínelas y deje la mototaxi para otro día.

¿Y en cuanto a los factores de riesgo?

Controlar que nuestro peso sea el adecuado. El 70 por ciento de adultos en el Perú tiene exceso de peso u obesidad; es decir, siete de cada diez peruanos. No fumar, controlar la hipertensión arterial, controlar la diabetes, el colesterol y los triglicéridos. Tratar de no estar estresados es complicado, pero al menos tratemos de hacerlo.

PARA TENER EN CUENTA…

88 y 102 son los dos números claves en el cuidado del corazón. Está demostrado que la obesidad es un factor importante para provocar enfermedad en el corazón. El perímetro abdominal nos alerta si estamos en riesgo y es sencillo medirlo con una cinta métrica que pase por el ombligo: 82 cm mujeres, 102 cm varones.

EN PANDEMIA se duplicó la mortandad por infartos cardíacos. EL 80% de los pacientes que superaron el COVID-19 presentaron algún tipo de secuela cardíaca como por ejemplo palpitaciones, taquicardias, arritmias, dolor de pecho, disnea y otros.

LAS PRINCIPALES enfermedades del corazón: infarto cardíaco, angina de pecho, arritmias, insuficiencia cardíaca, hipertensión

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba