Especiales

¿Qué hacer con toda la basura del mundo?

Naciones Unidas llama a los gobiernos a fomentar políticas de reciclaje y disposición de residuos

Ya casi no hay lugar limpio en el planeta: según el último estudio de ‘Naciones Unidas para el Medio Ambiente’ hay basura incluso en los casquetes polares, los océanos profundos y las montañas más altas. A pesar de la cantidad de seres vivos que están expuestos a tantos contaminantes, las políticas adoptadas no han sido suficientes para mitigar el flagelo.

La población mundial no deja de crecer, tampoco la basura que produce. En los últimos años se constató una intensificación progresiva de generación de residuos sólidos urbanos: en 2017 alcanzó un volumen de casi 541.000 toneladas al día. Si se sigue a este ritmo la estimación es que para 2050 se produzcan 670.000 toneladas cada día.

Los datos preliminares del informe Perspectiva Global de América Latina y el Caribe, que fue publicado en 2018, indican que la generación de residuos aumenta con el nivel de ingresos; también la complejidad de composición de los mismos: cuanto más rico se es, más plásticos, papeles, vidrios y metales se consumen y desechan; cuanto más pobre, la basura producida tiene más componentes orgánicos.

Otro dato revelado es que la recolección de basura ha mejorado, pero continúa siendo insuficiente: más de 40 millones de personas carecen de cobertura básica, cifra que representa el 7% de los habitantes de Latinoamérica y el Caribe. El índice promedio de cobertura en la región supera 90%, pero puede variar de acuerdo al país y disminuye sensiblemente en las periferias y áreas rurales.

A pesar del avance constatado, el informe alerta que aún prevalecen prácticas de disposición final de residuos inadecuadas. A su vez, las Naciones Unidas hablan de “tasas aparentes” de reciclaje, ya que la información con la que cuentan “es limitada y poco comparable”. De todas formas, las tasas son muy bajas: se estima que menos del 16% de la basura se recicla, y que predomina el reciclaje informal.

DESAFÍOS

En cuanto a la gobernanza, uno de los mayores retos identificados por las NU es aplicar y hacer cumplir la legislación existente, ya que prácticamente todos los países de la región cuentan con leyes y disposiciones gubernamentales de gestión de residuos. A su vez aseguran que se debe hacer hincapié en “consolidar” la educación ambiental y comunicación.

Por otro lado, en el informe se indica que “prevalecen esquemas de gestión financieramente insostenibles”, y que también, por falta de datos, se desconocen los costos directos e indirectos de la gestión de residuos. En ese sentido, se señala que los niveles de inversión pública y privada “no son suficientes” para financiar la infraestructura necesaria para mitigar las principales deficiencias de la gestión de residuos, como la cobertura de recolección, las bajas tasas de reciclaje y la disposición final inadecuada.

CAMINO A SEGUIR

Las NU advierten que, con una población mundial creciente, la cifra de personas expuestas a los contaminantes aumentará a menos que se apliquen políticas “urgentes” y se tomen medidas en el terreno. Para lograr un cambio, recomiendan cerrar todos los vertederos a cielo abierto, desarrollar una economía circular, reconocer, formalizar y profesionalizar el sector informal, entre otros.

PAÍSES CON PROBLEMAS DE GESTIÓN DE RESIDUOS

Hace poco, una de las principales ciudades de Latinoamérica fue asediada por la basura: en Bogotá, Colombia, hubo un conflicto entre el alcalde y los empleados del servicio público de recolección por la reestructura organizacional que el gobernador quiere llevar adelante, que implicaría la pérdida de 3.600 puestos de trabajo.

A raíz del pleito hay 12 localidades afectadas y unos tres millones de personas sin servicio. Cabe destacar que, en promedio, Bogotá produce 6.300 toneladas de basura y que el conflicto impidió la recolección de unas 3.700 toneladas de basura, que todavía están en la calle.

México también está analizando cómo cambiar la gestión de residuos urbanos sólidos. Cada año, con la temporada de lluvias, se suceden las ya nada atípicas inundaciones que, según indican las autoridades mexicanas, la mitad de ellas son provocadas por la basura que se tira a las coladeras. En México se producen unas 117.000 toneladas de residuos diarios. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), sólo 46 de cada 100 hogares mexicanos reciclan y separan su basura.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba