EspecialesLo último

“Policía Nacional está infiltrada por el crimen”

Juan Carlos Liendo, exdirector de la DINI, sostiene que se deben hacer reformas estructurales en la PNP

  • Del 2018 a la fecha se ha separado por faltas graves a más de 24 mil policías, entre ellos a ocho generales. Juan Carlos Liendo dice que todos están en el retiro recibiendo su pensión y muchos de ellos forman parte de bandas criminales.

POR: CARLOS RIVERO MELGAR

El exjefe de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) Juan Carlos Liendo, en entrevista con nuestro canal digital, La Noticia Perú, sostuvo que el tema de la inseguridad ciudadana ya alcanzó una dimensión transnacional y que se debe ir trabajando simultáneamente en reformas estructurales.

La inseguridad en el país se puede palpar, ¿en qué se está fallando en la lucha contra la delincuencia?

Para abordar el tema de la inseguridad de una manera concreta hay que diferenciar que existen niveles de seguridad. Hay una seguridad doméstica, que está en nuestra casa y que somos nosotros los responsables de ella; hay una seguridad ciudadana que es la seguridad de las calles. Hay una seguridad relacionada con el orden público y hay orden interno donde el Estado pierde autoridad y tiene que recuperarla, como son las zonas de minería ilegal, etc. Hay un nivel de seguridad nacional donde está la vida del Estado en riesgo cuando se altera el orden interno, cuando no puede ejercer el Estado derecho. Entonces, vamos al ámbito de la seguridad nacional, aquí la inseguridad ciudadana ha escalado a una preocupación nacional porque no solo es efecto de lo que pasa en la calle, sino de la presencia del crimen transnacional organizado con fuerzas en las que involucran fuerzas políticas, fuerzas potentes, como el narcotráfico, el contrabando de oro, de armas, trata de personas a nivel internacional. El problema de la inseguridad ciudadana ha pasado de ser un tema policial a ser un tema de seguridad nacional, y aquí el error de los políticos es que toda la responsabilidad se la están entregando a la policía.

Entonces, no solo está en manos de la policía…

La policía no solo está totalmente agotada, sino que está infiltrada por el crimen, todos los días se capturan policías dentro de bandas criminales asociadas con policías en retiro se están infiltrados. Hay problemas de organización, de liderazgo y de corrupción y en estas circunstancias los políticos tienen la gran falla de mirar ese asunto desde abajo solo a la Policía. No es un problema policial hoy la inseguridad ciudadana sino ya tiene una dimensión transnacional. Es un problema de seguridad nacional que la policía está en la práctica desarticulada, hay policías muy valiosos que realizan muy buenas capturas, pero eso es en el ámbito pequeño. Si no se hace reformas estructurales, no solo la Policía sino en el Ministerio Público, también reformas estructurales para definir los ámbitos de la seguridad.

Este cambio de estrategia es un tema a mediano o largo plazo, pero mientras tanto, la delincuencia actúa con mucha más violencia…

El problema se pone más complejo, pero si no se aborda con una visión de Estado y de largo plazo va a ser peor. Eso no significa que se dejen hacer las cosas que se están haciendo. En el corto plazo hay dos hay cosas claras que hacer, primero, agruparnos a nivel ciudadano en nuestros barrios y agruparse a nivel gremial en las empresas para colaborar con la policía de manera más cercana. La policía debe seguir trabajando y simultáneamente separar y encarcelar a los malos policías. En un reportaje se supo que de 2018 a la fecha se ha separado por faltas graves a más de 24 mil policías, entre ellos a ocho generales, pero todos están en el retiro recibiendo su pensión y muchos de ellos forman parte de bandas criminales. En tercer lugar, se deben ir trabajando simultáneamente las reformas estructurales, incluyendo la refundación de la policía, la reestructuración del Ministerio Público, la modificación del Código Procesal Penal y todo esto con una estrategia centralizada.

El domingo se conoció que el cuaderno de ocurrencias de la casa de la presidenta Boluarte se perdió por unas horas y fue hallado en la calle.

Es una falla muy grave. Quiere decir que la información reservada de la presidenta ha sido vulnerada. ¿Qué otras cosas más se pueden perder al punto de vista de información de la persona que tiene que estar más resguardada? El asunto no solamente es preocupante, sino que muestra el alto nivel de precariedad en los asuntos de seguridad que continúa evidenciando este régimen, todo indica que vamos a ir de mal en peor.

CUESTIONA A LA CASA MILITAR DE GOBIERNO

Para Juan Carlos Liendo, no basta que 12 agentes de seguridad de la presidenta hayan sido removidos, sino que, dijo, se debe relevar a oficiales. “El nivel escala a una responsabilidad mayor que es el jefe de la Casa Militar de Gobierno. La seguridad de la presidenta es un asunto de seguridad nacional, se quiere minimizar o se quiere ocultar o hay una total incompetencia de la gestión de la seguridad presidencial, esto se suma al jalón de pelos y al asalto de la seguridad del hijo de la presidenta hace meses atrás”, indicó.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button