Opinión

Gestionar para ganar

Por: César Picciotti Macedo

Gestionar. Esa es la palabra clave para que todo proyecto funcione, tenga movimiento, pase del papel a una realidad concreta, palpable, medible. El deporte no escapa a esta premisa: hay que planificar, dirigir, organizar, controlar y, sobre todo, ejecutar. Es decir, la gestión – en este caso, deportiva – tiene que obedecer a una estrategia diseñada por profesionales con la única finalidad de conducir a una institución pública o privada a conseguir sus objetivos, tanto deportivos como económicos y corporativos.

Hoy el voleibol, por ejemplo, carece de una adecuada gestión en todas sus instancias; desde las ligas de base hasta los clubes, pasando por la propia Federación. Este círculo vicioso comienza así: una pésima gestión dirigencial motiva el alejamiento de la empresa privada que, como sabemos, busca vender y no apostar por un producto carente de interés, sin atractivo, sin un plus ganador. ¿Desde cuándo nuestras selecciones de voleibol no logran algo importante?

Ya no estamos en la élite mundial desde hace décadas. Desde que llegara al podio en las Olimpiadas de Seúl, con una generación dorada que acarició una presea de plata en 1988, el voleibol peruano ha ido perdiendo competitividad y, con ello, un alejamiento paulatino de los auspiciadores que llegaron como abejas a la miel cuando todo era felicidad.

Salir de este círculo vicioso debe ser la mayor preocupación de los dirigentes deportivos vinculados al vóley. El área de marketing de cada club tendría que poner el mayor esfuerzo en recursos y creatividad, apelando a campañas audiovisuales, estrategias BTL, activaciones en competencia, redes sociales y medios masivos de comunicación.

Por su parte, la FPV debería esforzarse por cambiar la endeble imagen que hoy tiene y modernizar su estructura organizacional: gestión deportiva eficiente, manejo de los recursos en forma adecuada, una sólida planificación de torneos y campeonatos (en todas sus categorías y ramas), un área de marketing proactiva y una masificación inmediata de este deporte a través de la señal abierta de televisión.

Sólo de esta manera el producto “vóley” sería más atractivo ante los ojos de los potenciales sponsors, asegurándose el retorno de su inversión de forma inmediata y, con ello, un mejor futuro de este hermoso deporte que tantos lauros entregó al país.

(*) Periodista y dirigente deportivo

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button