Opinión

Pasión con sensatez

Por: Hans Berger

En la semana anterior se empezó a disputar los play-offs de la Copa Sudamericana. Dos equipos peruanos disputaron estos partidos con sendas derrotas. Universitario de Deportes perdió en Sao Paulo, Brasil, con Corinthians y Sporting Cristal fue derrotado en el Estadio Nacional de Lima por el Emelec de Ecuador. Nuestros representantes cayeron por idéntico resultado: 1 a 0.

Ninguno estuvo a la altura de la responsabilidad. Esta semana jugarán los partidos de revancha y ambos equipos tienen argumentos de sobra para dar vuelta al resultado, aunque Cristal jugará de visita en Guayaquil.

Lamentablemente, la noticia ha estado lejos del ámbito estrictamente deportivo, ya que Sebastián Avellino, preparador físico de Universitario, fue detenido por la policía brasilera al finalizar el partido y llevado de mala manera a la comisaría, para luego ser arrestado por cometer actos racistas, penados duramente por la ley “Vinicius”, recientemente promulgada en Brasil. Avellino podría ser condenado hasta a cinco años de cárcel.

Si bien es condenable lo que hizo, me parece una exageración que sea penado con prisión, bastaría con una fuerte sanción económica.

Inicialmente se indicó que había sido un abuso de la policía debido a que la detención era por una denuncia sin sustento, lamentablemente para los intereses de la U y de Avellino, fueron desmentidos el jueves al verse un video donde se nota un gesto del preparador físico de Universitario imitando a un mono.

Lo más sensato hubiera sido reconocer la falta y pedir disculpas y no tratar de negarlo, sobre todo ahora que casi todos los asistentes a un partido de fútbol tienen celulares con cámaras de gran resolución y muchos graban diversas escenas, por lo cual solo era cuestión de tiempo que aparecieran las imágenes.

Se ha pretendido justificar lo realizado por Sebastián Avellino al decir que reaccionó porque un grupo de hinchas del “Timao” lo estaba insultando, actitud reprochable. Sin embargo, reaccionar de esa manera no es razonable, ya que el profesor Avellino es un profesional del fútbol y sabe perfectamente que la hinchada rival siempre insulta al otro equipo. No debería ser así, sin embargo, no podemos tapar el sol con un dedo.

El martes, en el Monumental de Ate, se jugará el partido de vuelta y algunos malos hinchas cremas pretenden tomar la revancha insultando a los brasileros, con ello solo perjudicarían al equipo de sus amores, que podría recibir una fuerte sanción económica e inclusive perder la localía para la siguiente fase de la Copa Sudamericana, en caso logre eliminar al Corinthians. Otro sector de la hinchada, con buen criterio, llama a la sensatez y pide a los jugadores dejar todo en la cancha y realizar el máximo esfuerzo dedicándole el partido a su preparador físico.

(*) Periodista deportivo

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button