Particular

Olivo: Previene la aparición de cáncer

Su poderoso fruto reduce la presión arterial y regula los niveles de azúcar en la sangre

El olivo, también conocido comúnmente como aceituno, es un árbol de la familia de las oleáceas, del cual se pueden sustraer los frutos y sus hojas, que se han convertido en un remedio natural muy popular para tratar diversos problemas de salud.

Este árbol es originario de algunas zonas de Asia y de Siria, sin embargo, en la actualidad se cultiva en diferentes partes del mundo con climas secos, especialmente en regiones mediterráneas y sudamericanas.

COMPONENTES

El principio activo del olivo es la oleuropeína (poderoso antioxidante) y el principio amargo olivamarina. Posee flavonoides (fitonutrientes) y taninos. Contiene fibra y los minerales calcio, fosforo y hierro. Además, aporta vitamina A, C y E.

PRESIÓN ARTERIAL

El té de hojas de olivo ayuda a relajar los vasos sanguíneos y a la reducción de la presión arterial, razón por la cual puede emplearse en casos de hipertensión, angina, arritmias y otros problemas circulatorios. El olivo es muy eficaz en casos arterioesclerosis, dado que presenta un gran poder vasodilatador, con lo cual también previene la angina de pecho al dilatar la arteria coronaria.

DIABETES

Las hojas del olivo contienen oleuropeína, un compuesto que ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre. Gracias a esto, recientes investigaciones científicas han comprobado la utilidad del olivo en casos de diabetes Tipo II y su compatibilidad con tratamientos médicos. La oleuropeína también la encontramos en el aceite de oliva virgen extra, aunque en menor cantidad.

ANTICANCERÍGENO

Las hojas de olivo son muy ricas en flavonoides y polifenoles, lo cual, le otorga propiedades anticancerígenas que previenen la degeneración de las células de nuestro organismo y, por tanto, reducen la probabilidad de que aparezcan posibles tumores. En algunos estudios se ha afirmado que el consumo de esta planta puede llegar a reducir hasta en un 38% la aparición de un cáncer.

GRIPE Y RESFRIADOS

Las hojas de olivo aumentan la transpiración, ayudando a regular la temperatura corporal, lo que contribuye a bajar la fiebre. El té de olivo ayuda a calmar la tos seca e irritativa, la tos con expectoración y favorece el tratamiento de la laringitis y de otras infecciones del tracto respiratorio superior.

 

 

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button