Opinión

Más dinero para el IDP: ¿Más beneficios para el deporte?

Por: Tito Ponte Silvera

El presidente de la República, Pedro Castillo, informó hace unas semanas la promulgación de la ley que regula la explotación de los Juegos y apuestas deportivas a distancia, la cual permitirá una recaudación de casi 157 millones de soles al año, de los cuales se tiene destinado un 20% a favor del IPD para la promoción y masificación del deporte a nivel nacional. Una noticia que a priori genera mucha ilusión y expectativa. Sin embargo, y debido a la inestabilidad y desaciertos dirigenciales y políticos en el Sistema Deportivo Nacional, este anuncio genera mayor duda y nos lleva a formular muchas preguntas.

Acaso poner más dinero en manos de la presente gestión del IPD le garantizará a los atletas y al deporte en general que se distribuirá adecuadamente ese porcentaje económico. Habrá “meritocracia” de ahora en adelante en la repartición económica para los atletas. Este beneficio que obtendrá el deporte, de la recaudación de esta nueva ley, hará que salga de la terapia intensiva en la que se encuentra inmerso a causa de las irregularidades cometidas por personajes oscuros que le sacaron provecho a sus cargos dentro del SIDEN.

Hasta el 2020 la partida económica otorgada por el estado al deporte se incrementó hasta 232 millones de soles. Debido a la pandemia, y por razones obvias, se redujo el presupuesto a 132 millones de soles. Pero, a pesar de esta última cifra, el deporte ha tenido una inversión considerable en los últimos años e incluso se creyó que con la organización de los Juegos Panamericanos Lima 2019 se evidenciaría un cambio en lo deportivo, en la organizacional y en gestión. Sin embargo, la realidad es otra, nada de esto ha sido posible. Por ejemplo, el centralismo aún es un problema serio que perjudica a los atletas de provincia, en cuanto a la inclusión y la falta de escenarios para el entrenamiento y desarrollo deportivo.

Ciertamente el aporte económico es importante y necesario. Pero, está comprobado que no ha beneficiado en nada en lo deportivo, pues aún no se refleja en los logros obtenidos y no garantiza que en los próximos años, sin planificación, falta de voluntad y gestión, se pueda mejorar en ese aspecto. Todavía existen atletas implorando por ser considerados en el Programa Apoyo al Deportista.

Por su parte, otros reclaman tras haber sido retirados injustamente, y son obligados a autofinanciar sus participaciones en el extranjero. Aún hay deportes desafiliados para competir internacionalmente a causa de los conflictos dirigenciales y por un irregular manejo administrativo.

El deporte peruano necesita desde hace tiempo un cambio consciente. Se requiere de alguien que se preocupe sinceramente y no tome a la institución como una empresa que sirva para pagar favores y desfalcar al estado. Mientras más dinero ingrese, no será una inyección para el desarrollo del deporte sino para los bolsillos de aquellos personajes que se exhiben en redes con frases compradas y promesas incumplidas.

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba