Opinión

Los gestos en la política

Por: Martín Valdivia Rodríguez

La nueva postura del Gobierno está dando buenos resultados. Las protestas son menos intensas, pocas personas pierden los papeles en las marchas, se han reducido los bloqueos de carreteras y, salvo en Juliaca, ya no hay actos vandálicos con ataques incendiarios contra comisarías y locales de la Fiscalía. Además, las manifestaciones se han focalizado en el sur del país y en ciudades como Huamanga incluso han amenguado. Esta inflexión no solo es consecuencia del natural desgaste o cansancio en este tipo de procesos sociales, sino también de las acciones del Ejecutivo, que ha variado su mensaje y ahora está apelando, además del recurso discursivo, a los gestos.

La palabra gesto no solo significa movimiento del rostro. Una de sus acepciones es “acto o hecho que implica un significado o una intencionalidad”. Entonces, los gestos no son necesariamente el mensaje verbal o lo retórico, sino también pueden ser acciones que simbolizan una idea, predisposición o voluntad. El cambio de look de Dina Boluarte fue, por ejemplo, un gesto acertado en el aspecto formal.

Otro buen gesto de la presidenta fue retirar del cargo al exdirector de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) porque desde esta institución — según ella misma— recibía “información sesgada”, pues se insinuaba que todos los manifestantes son terroristas. “No podemos generalizar a todos dentro del nombre terroristas. Creo que hay que tener ahí sumo cuidado. La población peruana no es una población violenta”, precisó ella.

Con esa decisión, Dina Boluarte demostró que se había dejado de lado el “terruqueo”, prédica más afín a los políticos de derecha, especialmente de aquellos que aprueban y aplauden el uso de la fuerza, incluso de las armas de fuego, para reprimir a los manifestantes. Ya sabemos las consecuencias que puede tener este tipo de práctica: 27 muertos y más de 100 heridos en una semana.

Ahora, la presidenta ha instalado un puente directo para establecer el diálogo. Ha invitado a los dirigentes de los manifestantes y les ha dicho: “A ustedes que están en las calles saliendo y protestando, desde el Ejecutivo les tendemos la mano y el corazón, nosotros vamos a sus regiones o ustedes vienen a la casa de Gobierno para conversar sobre aquello que los lleva a la calle a protestar”.

A lo que comúnmente le llamamos agenda, en los conflictos sociales o huelgas suelen conocerlo como plataforma de lucha. El siguiente paso es analizar y debatir las demandas incluidas en esa plataforma, pero con mucho tino. Ojalá se llegue a una pronta solución por el bien del país. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba