Especiales

“Los caviares olfatean el poder y son un peligro”

El internacionalista Rodríguez Mackay afirma que la izquierda tiende a ganar elecciones aprovechando el “hartazgo colectivo” y pide tener cuidado con los oportunistas y arribistas

Para el internacionalista Miguel Ángel Rodríguez Mackay, los caviares son muy peligrosos para la democracia, pues se acomodan a la coyuntura según sus intereses.

POR: ENRIQUE RODRÍGUEZ

La victoria de Gustavo Petro en Colombia confirma una marcada tendencia en Latinoamérica, donde la izquierda empieza a convertirse en la fuerza política más importante del momento. Para el internacionalista Miguel Ángel Rodríguez Mackay, mucha gente se ha cansado del status quo impuesto por décadas por la derecha y a eso se debe el cambio ideológico, aunque pide tener cuidado con los “caviares” que “olfatean” el poder.

Con el triunfo de Gustavo Petro en Colombia cada vez son más países con gobierno de izquierda en la región. ¿A qué se debe esto?

Si tuviéramos que explicarlo desde las Ciencias Internacionales que es la ciencia del poder político, tendría que decir que el poder siempre es cíclico, no es perpetuo y se alterna. También produce desgaste y deviene en las consecuencias sociales que estamos viendo. En América Latina la izquierda llega al poder no precisamente porque sus enunciados doctrinarios sean los esperados; tampoco llega al poder porque sus pretensiones doctrinarias históricas de la lucha de clases sean las que los hagan preferidos. La izquierda llega al poder porque hay un statu quo, hay un mantenimiento de un orden de cosas que nunca ha cambiado y que solo beneficia a unos cuantos y no a la mayoría. Eso quiere decir que la izquierda llega al poder porque hay hartazgo colectivo.

¿Y qué papel juega el pensamiento “caviar” en este fenómeno político que vive Latinoamérica?

El caviar no tiene definición, es el que analiza la coyuntura y se acomoda según las circunstancias. Lo más grave para una democracia y para un país son actores caviares, a ellos hay que temer porque son capaces de licuar cualquier proceso para revestirse según sus apetencias. Son circunstanciales y arribistas, son los que más daño hacen a los países porque son personas preparadas y perfectamente artistas para mantener el statu quo. Uno de los mayores daños para América Latina y para el sistema internacional de gobernación ha sido el caviaraje. Y estos personajes abundan en el Perú porque olfatean el poder.

¿Estamos ante el final de una derecha que ha gobernado por años en nuestros países?

Debido a esta coyuntura de hartazgo, puede llegar al poder un personaje de la derecha o de la izquierda, tal como ocurrió en Ecuador o Brasil, donde ganaron los candidatos de derecha. En el caso colombiano, Petro gana las elecciones, pero el triunfo estaba para cualquiera que expresara el cambio. Ahora, los candidatos con los que se ha presentado la derecha o el conservadurismo en Latinoamérica no han sido los mejores reportes para que pudieran continuar con ese statu quo. La gente quería cambio y buscaba un outsider, no importa que sea de derecha o izquierda. Ha coincidido que sea un izquierdista.

¿La izquierda que ha ganado en Colombia es similar a la izquierda del Perú?

Eso lo vamos a descubrir a partir del 7 de agosto (día que asumirá oficialmente el cargo) a medida que la izquierda de Petro muestre sus niveles técnicos. En el Perú, la izquierda que llegó al poder con Pedro Castillo como fenómeno de cambio hasta ahora no ha mostrado esos signos visibles de cuadros que pudieran coadyuvar a generar ese equilibrio que requiere el país. En el caso de Petro es el primer gobierno de la izquierda colombiana y si bien es cierto ha sido guerrillero del M-19, estamos hablando de un economista, es un hombre que conoce el manejo del mercado internacional.

Algunos especialistas que acuñaron la palabra Peruzuela o Chilezuela, ahora hablan de Colombiazuela ¿Está de acuerdo?

Petro es un tipo muy astuto y él sabe que llega a la presidencia de un país que tiene una estrategia hasta los huesos con Estados Unidos. Colombia es un enclave de Estados Unidos en Sudamérica, la alianza estratégica entre ambos sigue intacta y no veo a Petro peleándose con Estados Unidos por Nicolás Maduro.

“MANTENGAMOS LA DEMOCRACIA PARA NO SER UN ESTADO FALLIDO”

“El mundo todavía está esperando que el presidente Pedro Castillo pueda mostrar ese enorme liderazgo del que se habla. También es cierto que hay una suerte de cargamontón para defenestrarlo, pero creo que deberíamos vivir en un marco de tolerancia”, expresó Rodríguez MacKay.

Añadió que “los actores visibles del Poder Ejecutivo deberían poner su cuota para que no haya más disparos a los pies, para que persista la democracia”. “Esa es la única posibilidad para que el Perú no se convierta en un Estado fallido”, concluyó.

SUGIERE SEGUIR LOS PASOS DE LA IZQUIERDA EUROPEA

Para el internacionalista Rodríguez Mackay, la izquierda europea es digna de imitar en nuestra región. “La izquierda europea es mucho más evolucionada, es una izquierda madura, un socialismo distinto”, sostiene.

“Mira lo que deja Angela Merkel al nuevo canciller alemán, allá tienen otra cosmovisión, la izquierda es capitalista y eso también lo han aprendido los chinos. En Sudamérica nos habíamos quedado con los discursos de la izquierda de los años 60, contestataria y que hablaba de lucha de clases. Esa izquierda ya no existe y nadie la quiere, la izquierda actual tiene que valerse del capitalismo y lo use con sentido social”, precisó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba