Cultura

José María Arguedas: Un Amauta que amó lo nuestro

Maestro Ramón Amanzo recuerda al autor de “Todas las sangres”

“Era infaltable verlo en los eventos dominicales de folclore en el gran Coliseo Nacional de la época. Solía sentarse en primera fila de la platea, no sabía quién era el personaje, solo supe era alguien importante por su apariencia personal.

Acudía infaltable al Coliseo Nacional”, refiere el maestro de ceremonias Ramón Amanzo, pero hubo quienes indagaron y dieron con la identidad de ese personaje. Era José María Arguedas, entonces director de la Casa de la Cultura.

El mismísimo autor de “Todas las sangres” Quien nos revela esta curiosa experiencia es don Ramón Octavio Amanzo Valencia, entonces él también infaltable en los eventos como experimentado presentador de grandes artistas como Pastorita Huaracina, Flor Pucarina, Picaflor de los Andes, Princesita de Yungay y Kukuli del Perú, entre otros cantantes. Amanzo Valencia, a sus 84 años, goza de envidiable lucidez y añora los tiempos idos como maestro de ceremonias en el otrora Coliseo Nacional.

Cuenta que Arguedas disfrutaba del espectáculo y hasta parecía pasar revista a los intérpretes que desfilaban en el escenario. Nuestro entrevistado, cómodamente instalado en su departamento en un Condominio del Rímac, se dio tiempo para relatarnos, asimismo, cómo llegó a ser maestro de ceremonias y trabajar en coliseos y medios de difusión.

“Fue siguiendo a mi primer amor, una cantante de música criolla, hoy radicada en España”, recuerda. Y, antes de sus pasos por los coliseos y medios, refiere que sus “pininos” los hizo en una radio local de la Municipalidad de La Victoria, aún muy jovencito.

“Deseo hablar con el señor de los parlantes” entró diciendo y se encuentra con Pedro Mina Silva. Luego pasaría a Nueva Radio Callao. Natural de Matahuasi, Jauja, don Ramón evidencia buena salud. No deja de agradecer a los ángeles que lo cuidan sin tener un vínculo de sangre. María Ballón y sus hijos Percy, Yesenia y Cristofer lo cuidan al milímetro.

Aunque dice tener esposa e hijos. Vertió, igualmente, palabras elogiosas para su colega de oficio, otro grande del micrófono, don Wilfredo “Pollo” Díaz. Dijo de él: “Por favor que le hagan un homenaje a ‘Papá Pollo Díaz’”, sin saber que ya no se encuentra más entre nosotros. Se nos hizo un nudo en la garganta.

En otro momento don Ramón exteriorizó sus sentimientos fraternos por los artistas y sus compañeros locutores vigentes y agradece la visita que le hizo Sonia Gutiérrez “La Joya del Perú”, quien lo animó a bailar un huayno y mambo…. Y vaya que lo hicieron bien.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba