Especiales

“Evo Morales es un psicópata”

Excanciller Luis Gonzales Posada dice que es un “mitómano sin escrúpulos” que está detrás de las violentas asonadas en el sur

  • El excanciller indica que Morales hace un psicosocial para “enfrentar a blancos con indios, costeños con serranos, ricos con pobres”.

El excanciller Luis Gonzales Posada considera que detrás de las violentas asonadas del sur se encuentran políticos del bloque del socialismo del siglo XXI y específicamente Evo Morales, a quien sindica como coordinador de ese sector radical. El también expresidente del Congreso expresó que el Gobierno debe informar al país sobre los alcances de la intromisión externa, denunciando a los responsables ante los tribunales de justicia y en los organismos internacionales.

¿Considera a Evo Morales el eje de la conspiración antiperuana?

Morales es un conspirador profesional, audaz, mitómano, sin escrúpulos ni límites para lograr sus objetivos. Se victimiza como indígena y políticamente proclama ser marxista-leninista y admirador de Fidel Castro, Hugo Chávez y Maduro.

¿Cuál es la relación de Morales con Pedro Castillo?

De jefe político a subalterno. Incluso Castillo lo imita usando prendas liki liki. Cuando ganó las elecciones, Morales recordó que el entonces mandatario chotano apoyaba su idea de convocar una asamblea constituyente y nacionalizar la minería.

Ofreció integrar al Perú en Runasur…

Runasur no pasa de ser un logo, un proyecto confuso, un disparate para crear la ilusión de integrar a pueblos aymaras y mapuches del Perú, Chile, Bolivia y Argentina para luchar contra la explotación y el imperialismo estadounidense. Ahora impulsa la constitución de la República Independiente del Sur, mutilando parte del territorio de las naciones que serían involucradas y que, por supuesto, no permitirán que suceda. Sin embargo, algunos peruanos respaldan ese antipatriótico proyecto, como el exgobernador de Puno, Germán Alejo, desconociendo que el artículo 43 de la Constitución establece que “El Estado es uno e indivisible” y el artículo 325 del Código Penal sanciona con 15 años de cárcel a quienes intenten recortar nuestro suelo. Lo que hace Morales, en el fondo, es una maniobra demagógica, un psicosocial, para enfrentar a blancos con indios, costeños con serranos, ricos con pobres. Sus banderas son inculcar odio y confrontación.

Morales apoya a Castillo y no reconoce a Dina Boluarte.

Es una pieza del grupo del socialismo del siglo XXI, quizás el personaje más estridente y ponzoñoso. Argentina, México, Bolivia y Colombia se pronunciaron diciendo que Castillo fue víctima de un golpe parlamentario, consecuencia de la hostilización de los poderosos, de la aristocracia limeña, contra un humilde profesor de la sierra. El mandatario colombiano Gustavo Petro sostuvo que fue encarcelado “sin juez ni defensor”. El mexicano López Obrador siguió esa inmoral narrativa perturbando gravemente las relaciones con el Perú, que se vio obligado a expulsar a su embajador en Lima. También han opinado en esa línea los dictadores Díaz-Canel, de Cuba; Ortega, de Nicaragua; Maduro, de Venezuela. Es decir, todo el bloque izquierdista de la región. Por eso denuncié, desde el inicio del gobierno de Castillo, que pagaremos un precio muy alto por desplazarnos al régimen chavista, tarea a la que han contribuido varios embajadores retirados.

¿Qué hacer ante la continuación de ataques de Evo Morales?

Morales es un personaje siniestro, tortuoso. Cuando visitó al Papa Francisco obsequió un crucifijo en forma de hoz y martillo. Cuando Venezuela quedó sin luz por cien horas denunció ese hecho como “un plan diabólico de los Estados Unidos, un cobarde sabotaje terrorista, un ataque cibernético de alto nivel”, hasta que el propio gobierno venezolano desmintió esa versión señalando que el apagón fue por una falla de mantenimiento de la represa del Guri. Sobre el Perú sostuvo la infamia que los norteamericanos habían instalado en secreto una base militar. Y hasta en su propia patria ha tenido expresiones propias de un misógino y de un psicópata diciendo en un acto público que “este presidente de buen corazón a todas las ministras le quita el calzón”. Por eso ha hecho bien el Ministerio Público en denunciarlo y haría más la Cancillería en hacer lo mismo.

OBSERVA “PENOSO SOMETIMIENTO” DE LA CANCILLERÍA

Luis Gonzales Posada señala que Evo Morales ha venido varias veces al Perú para realizar su campaña con la complacencia de la Cancillería, que ha mostrado un “penoso sometimiento”.

“Ha venido en cuatro o cinco oportunidades. Castillo y dirigentes de Perú Libre lo recibieron jubilosos, una brigada policial lo escoltó y fue agasajado con banquetes. En los sindicatos que visitó y ante la prensa no dudó en entrometerse en asuntos de competencia interna, ante el penoso silencio de la Cancillería. Un sometimiento vergonzoso. Por eso cada vez fue más audaz”, expresó.

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Botón volver arriba