Especiales

“En Perú hay más de 500 mil solicitantes de refugio”

Abogado Federico Agusti, representante de la ACNUR en Perú, señala que los apoyan con asesoría legal y asistencia humanitaria

Federico Agusti indicó que, según la Cámara Empresarial Peruana Venezolana, el 47% de la población adulta que llega de Venezuela tiene estudios universitarios o técnicos, por lo que aportan con la economía nacional.

El informe anual de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) señala que hasta diciembre del 2021 había 89,3 millones de refugiados, pero con el conflicto de RusiaUcrania, la cifra supera los 100 millones. En base a los 90 millones de personas hubo un incremento de 8% respecto al 2021, es decir casi 7 millones más de un año a otro. Sobre esta problemática La Noticia dialogó con el abogado Federico Agusti, representante de la ACNUR en Perú, quien indicó que en nuestro país hay más de 500 mil solicitantes de refugio.

¿Por qué ha aumentado la cifra de refugiados en el mundo?

El año pasado se declararon 30 emergencias humanitarias. Estos hechos están vinculados a persecución, guerra, violencia, conflictos internos que se dan en distintos lugares del mundo y que se siguen dando. El sistema internacional nos está pidiendo prevenir conflictos. Hay conflictos que llevan décadas como el caso de Siria, que tiene más de 11 años de conflicto y continúa generando desplazamientos dentro de Siria o fuera del país.

América es uno de los continentes con mayor cantidad de refugiados

Los conflictos sociales y la situación económica en Honduras, Guatemala, El Salvador, se traducen en el desplazamiento de cientos de miles de personas; en Colombia hay un gran desplazamiento interno, mientras que más de 6 millones de venezolanos han dejado su país. El Perú recibe a diario entre 1,000 y 1,500.

¿Qué problemas enfrentan los refugiados?

El principal problema es el ingreso al territorio. Porque cuando hablamos de refugiados, hablamos de personas que dejan sus países porque su vida está en riesgo. Entonces, lo primero que tienes que hacer es darle acceso al territorio, al país adonde se dirige. La documentación es el segundo punto clave, porque con la documentación se abren las puertas a diversos servicios y el tercero es la integración social, laboral y cultural.

¿Cómo los está ayudando la ACNUR?

Hay dos procesos de documentación en Perú. El primero es para solicitar refugio para los venezolanos, para que puedan acceder a la calidad migratoria humanitaria y otro es para los que están en situación irregular puedan acceder al carnet de permanencia temporal y con eso puedan trabajar temporalmente, formalizarse, poner un emprendimiento, matricular a los niños en el colegio

Sin embargo, el desplazamiento de esta gran cantidad de venezolanos ha dado origen a la discriminación

Al ser un desplazamiento masivo, muchas veces genera un impacto en la sociedad que los recibe. Los miran con ciertos prejuicios, es una amenaza, puedo perder mi trabajo, cometen crímenes, están usando servicios públicos. Tenemos la percepción que son muchísimos los que cometen crímenes, pero cuando vas a los datos nos encontramos que hay más de 90 mil personas recluidas, pero solo hay 1,700 venezolanos, menos del 1.9% que, si tomas en cuenta el millón 300 mil venezolanos que hay, representan el 0.1%.

Los venezolanos que han llegado a nuestro país pueden aportar al crecimiento de nuestra economía

La Cámara Empresarial Peruana Venezolana indica que el 47% de la población adulta tiene estudios universitarios o técnicos y ahí tenemos un enorme potencial para aprovechar su talento y capacidades de los venezolanos que han llegado al país. Tenemos médicos, odontólogos, maestros que podemos aprovecharlos a las zonas donde no cuentan con estos servicios. La cantidad de venezolanos que tienen estudios universitarios o posgrado aquí equivale a cerca de S/13 mil millones de soles. Tenemos a personas que vienen con muchísima intención de trabajar entre los 15 y 40 años, listos para insertarse en el mercado y aprovechar sus conocimientos.

¿De qué manera se está apoyando a esos extranjeros para que ejerzan su profesión?

El requisito primario es que tiene que estar documentado, pueden hacer la revalidación de sus títulos universitarios, y luego de la revalidación la matriculación para poder ejercer su profesión, como es en el caso de los médicos, apoyarlos. Hemos apoyado a más de mil profesionales de la salud, médicos, enfermeras, odontólogos, psicólogos, para que puedan hacer el reconocimiento de sus títulos y hoy pueden estar ejerciendo sobre todo en las zonas donde faltan estos profesionales.

¿Y cuál es el apoyo que brinda la ACNUR a los refugiados?

Primero, la abogacía, para que las autoridades tengan la apertura de sus países para que las personas puedan ingresar al país; segundo, apoyar a los países en las políticas de fortalecimiento de políticas públicas, para en el caso de Perú, donde hay más de medio millón de solicitantes de refugio, asistencia humanitaria con alimentación, refugio temporal. Trabajamos en la integración laboral para que puedan acceder a un trabajo digno y aportar al país, pero también la integración a través del deporte, la cultura, la música.

¿Hay muchos refugiados que están regresando a sus países?

A nivel global 5.3 millones han retornado, la mayoría dentro de su país, y cerca de 430 mil personas volvieron desde otros países, pero para ello deben cambiar las situaciones que obligaron a que salgan.

LLAMA A PONERSE “EN SUS ZAPATOS”

En el marco del Día Mundial del Refugiado, la ACNUR organizó una jornada inclusiva en la que miles de personas participaron, ya sea corriendo, en bicicletas y hasta en silla de ruedas.

“Ese trayecto que hicimos es mil veces menor que lo que recorren las personas que llegan de Venezuela. Fue una miniexperiencia para reflexionar sobre lo duro que es ese trayecto y el valor que tienen las personas para hacerlo”, señaló Federico Agusti.

Por ello, llamó a “ponerse en los zapatos” de que quienes llegan de tan lejos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba