Opinión

Confianza necesaria

Por: Antero Flores-Araoz

Todo el país ha sido testigo de algo que días atrás pudiese haber sido considerado imposible, esto es que el Gabinete Otárola que acompaña a la señora Boluarte en la conducción del Poder Ejecutivo, recibió el voto de confianza de los parlamentarios de las agrupaciones políticas que en el 2021 votaron muy probablemente por candidatura presidencial diferente a la personificada por Pedro Castillo, de quien la señora Dina Boluarte era su vice presidenta.

Es sabido que en cumplimiento del artículo 130 de la Constitución, el gabinete ministerial debe concurrir al Parlamento, dentro de los 30 días de haber asumido funciones, para exponer la política general del Gobierno y solicitar el voto de confianza, como efectivamente invocó.

Los que no votaron por la confianza, es decir se la negaron al Gabinete Otárola, eran los congresistas pertenecientes a las agrupaciones que apostaron por Pedro Castillo. En buen romance, los socios de la aventura política emprendida por Castillo, le dieron la espalda a su vice presidenta y también ex ministra, hoy convertida en la presidenta de la Nación, mientras que quienes podrían haber sido catalogados como enemigos o, para ser menos duros como contrincantes, salvaron de la censura al gabinete.

Para ser sinceros, lo más conveniente y responsable para el país era otorgar el voto de confianza, pese a que el día en que se produjo el debate era el menos indicado, por haberse producido dolorosos hechos de sangre el día anterior en Puno, estando caldeados los ánimos de nuestros connacionales y porque los parlamentarios que estuvieron asociados a Dina Boluarte mutaron a enemigos políticos, que iban a aprovechar los decesos y heridos, para imputarle a la presidenta, a su gabinete, a la Policía y Fuerzas Armadas supuestas responsabilidades por haber pretendido cumplir con su deber en aras de recuperar el orden público.

A veces somos tan desubicados, que el día en que los ministros debían estar actuando para bajar tensiones en el sur del país, promover el diálogo con quienes se manifestaban en contra del Gobierno, intentar ubicar a los instigadores de la violencia y a los que los secundaron en los actos vandálicos, coordinar acciones con la Policía y las demás fuerzas del orden, estuvieron todo un día en el Congreso, teniendo incluso que escuchar arrebatos fuera de control y agravios, de quienes creen que por haber sido elegidos por un puñado de votos ello les da derecho a denostar a quienes se les ocurre perturban sus oscuras intenciones.

La confianza fue otorgada al pretender el gabinete la paz social principalmente con el mecanismo de la conciliación y concertación, la reactivación económica que genere empleo, el destrabe de proyectos de obras públicas paralizados y algunas otras metas ambiciosas y, lo son, pues se trata en la práctica de un gobierno de transición, que a la vuelta de la esquina, si el Congreso hace los cambios legales pertinentes, tendrá que convocar a elecciones generales.

Por el bien de todos, le deseamos la mayor de las suertes al nuevo gabinete.

(*) Ex presidente del Consejo de ministros

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Botón volver arriba