Opinión

VAR: Ni la “Mano de Dios” ni el “gol fantasma” existirían

Por: Tito Ponte Silvera

El Mundial Catar 2022 se va desarrollando y la controversia en relación al VAR incrementa, sobre todo cuando selecciones como la de Argentina se ven vulneradas por un sistema que en la teoría imparte justicia, pero que en el análisis práctico y deportivo no lo cumple.

Si bien la tecnología en este mundo globalizado llegó para quedarse, en el fútbol la inclusión del Árbitro Asistente de Vídeo ha causado muchos debates y reacciones en contra, más aún ahora en el presente mundial realizado en el continente asiático. Por ejemplo, en el partido inaugural, Catar frente a Ecuador, con un estricto y riguroso análisis el VAR decidió anular el gol a Valencia a los 16 minutos de juego: fueron centímetros del pie lo que indicaron invalidar el tanto. Lo mismo ocurrió en el choque entre Argentina y Arabia Saudita: goles anulados a Lautaro Martínez y Lionel Messi demostraron lo severo que será el reglamento de ahora en adelante. La FIFA y el balompié organizado en la actualidad quieren precisión, exactitud, una justicia que se vende a los ojos del mundo, pero que tiene un precio tangible y millonario.

El fútbol es fútbol por su esencia. El fútbol son esas historias y leyendas mitológicas. Es ese realismo mágico que creaba Gabriel García Márquez. El fútbol es ese “opio sudamericano” al cual se refería Eduardo Galeano. El fútbol era hasta la llegada del VAR un deporte puro, con errores, tropiezos, injusticias y a veces justicias, con revanchas y triunfos épicos.

Hoy, no podríamos mencionar a la “Mano de Dios” de Diego Armando Maradona o el “Gol Fantasma” de Geoff Hurst, ese con el que Inglaterra se coronó campeón mundial sobre Alemania. Sencillamente estos dos hechos no existirían en el 2022, y quizás para muchos sería lo más correcto. Pero, lo cierto es que ambas jugadas o sucesos son parte de la historia y de esa leyenda que engrandece al fútbol.

El fútbol no es fútbol americano. No es esa NFL dónde se detienen constantemente para revisar jugadas. Pero, lamentablemente ya estamos llegando a ese nivel de distorsión del juego.

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Botón volver arriba