Opinión

“Tiempos recios” en el Perú (II)

Por: Martín Valdivia Rodríguez

Mañana será un día clave para el país. El principio de equilibrio de poderes, uno de los pilares del Estado constitucional contemporáneo, tendrá una prueba de fuego. Así como los mecanismos de interpelación, la censura o la cuestión de confianza, también existe la moción de vacancia. Es la tercera vez que se plantea este recurso, que mañana sería sometido a votación en el Pleno del Congreso. Se necesitan 87 votos y será muy difícil que se consigan.

Los rumores de un posible golpe de Estado (cierre del Congreso) que circularon la noche del último sábado y que motivaron una vigilia en el Palacio Legislativo el domingo, apuntan, según parece, a una tercera vía: la de mover a la calle e incitar a la protesta ciudadana. Sin embargo, el propio presidente Castillo salió a negar que esté pensando adoptar esa medida. Es que, si bien gran parte de la población quiere que se cierre el Congreso, la otra parte, no menos numerosa, no está de acuerdo. Y no porque no apoyen la idea, sino porque tampoco aprueban la gestión del Ejecutivo y se negarían a avalar una medida tan radical por parte de este.

Destacados juristas de distintas posiciones políticas consideran que el llamado “Plan B”, que plantea la suspensión del presidente y que necesitaría solo 66 votos, no se ajusta a la Constitución, pues el artículo que permite suspender temporalmente a altos funcionarios está referido solo a problemas de salud o a un proceso abierto en la Corte Suprema. Y un presidente solo puede ser acusado durante su mandato por traición a la patria, cierre ilegal del Congreso, por obstaculización del funcionamiento del Legislativo y los organismos electorales, y por no convocar elecciones.

La votación del informe que recomendó archivar la denuncia contra la vicepresidenta Dina Boluarte, en la Subcomisión Acusaciones Constitucionales, nos podría dar una idea de cuáles serán los votos que podrían inclinar mañana la balanza. De los 22 miembros de dicho grupo de trabajo, los 12 que votaron a favor pertenecen a las bancadas de Perú Libre, Perú Democrático, Perú Bicentenario, Bloque Magisterial, Acción Popular, Integridad y Desarrollo, Cambio Democrático y Somos Perú. Los otros 10 restantes, que lo hicieron en contra, corresponden a Fuerza Popular, Renovación Popular, Avanza País y Alianza para el Progreso. Esa es la correlación de fuerzas, al menos para esta coyuntura. El “Plan B” correría la misma suerte. Y el “Plan C” es un albur. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
Botón volver arriba