Opinión

Reflexiones sobre la ley de donación de órganos en Perú

Por: Tullio Bermeo Turchi

La Ley 31756, que promueve la Donación de Órganos y Tejidos Humanos para Trasplante con fines Terapéuticos, es un gran hito hacia la mejora del sistema de donación de órganos en el Perú.

Esta ley aprobada en el Congreso de la República en mayo del año pasado busca promover la donación de órganos y tejidos humanos de donantes cadavéricos para trasplante con fines terapéuticos.

En el país no existe una cultura para donar debido, principalmente, a un gran desconocimiento y al folclor cultural. Esto ha generado que cientos de personas pasen años esperando un órgano que les pueda mejorar su salud o salvarles la vida.

Datos del Ministerio de Salud revelan que, en el 2023, el 77 % de personas aptas para donar manifestó su negativa, y solo el 10 % dijo lo contrario. Mientras que el 13 % no especificó su voluntad.

Estas cifras, en el ámbito global, nos coloca con la menor tasa de donantes de órganos y tejidos, con solo 1.5 donantes por millón de habitantes, según el Observatorio Mundial de la Donación y Trasplantes.

¿Por qué es importante donar?

Un donante cadavérico puede salvar la vida de por lo menos 10 personas. Puede donar el corazón; el hígado, que puede beneficiar a dos pacientes; los páncreas; los riñones; las córneas, entre otros órganos.

A partir de ahora, se instituye la presunción de donación universal, al mismo tiempo que se asegura el derecho de cada ciudadano a manifestar libre y accesiblemente su decisión de no ser donante.

El sistema de presunción de consentimiento de la ley se fundamenta en la propuesta promovida por el premio Nobel de Economía Richard Thaler, impulsor de la economía conductual. Además, tiene sustento en estudios exitosos realizados en otros países, como España, donde se ha demostrado un aumento significativo en las donaciones de órganos.

Este cambio en la legislación beneficiará a los más de 7000 pacientes en lista de espera actualmente en el Perú, brindándoles una nueva esperanza de vida. El derecho a la vida supone la protección que el Estado dispensa a la existencia de la persona. Por ello, el artículo 2 inciso 1 de la Constitución señala que toda persona tiene derecho «a la vida […]».

Tener derecho a la vida, igualmente, supone tener derecho a la salud. El Tribunal Constitucional, en el expediente N.º 2064-2004-PA, nos indica que el derecho a la salud, previsto en el artículo 7 de la Constitución, comprende no solo el derecho al cuidado de la salud personal, sino también el acceso a condiciones mínimas de salubridad a fin de vivir una vida digna.

La Ley 31756, consciente de la necesidad de implantar una cultura de donación, que nos permita mejorar la calidad de la salud de las personas o salvarles la vida, ha considerado la necesidad de incorporar contenidos en la formación que se imparte de manera obligatoria en las instituciones educativas de la educación básica y superior, tanto pública como privadas.

Ojalá el Minedu se ponga a trabajar en ese sentido, para lograr un alto nivel de sensibilización de la población.

(*) Presidente de la Corte Superior de Justicia de Ucayali

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button