Opinión

En el mes de julio debemos asumir una cultura de seguridad preventiva

Por: César Ortiz Anderson

Los meses de julio y diciembre son los momentos en los que las diversas modalidades delictivas aumentan. Durante estos meses, se produce el cobro de la gratificación, y las actividades varían debido a las festividades. Las personas suelen ausentarse de sus viviendas por viajes, celebraciones y reuniones. La delincuencia busca aprovechar al máximo estas circunstancias. Por ello, en Aprosec, queremos insistir en que los ciudadanos deben adoptar una cultura de seguridad preventiva en todos los ámbitos.

Hoy en día, todos los estratos sociales son vulnerables, y no existe un ámbito completamente seguro. Es importante que seamos solidarios como vecinos y evitemos enfrentarnos a la delincuencia, que ataca a los ciudadanos indefensos con armas de fuego.

Existen diversas modalidades delictivas a las que todos estamos expuestos. Además, en la actualidad, hay grupos delictivos nacionales, extranjeros o mixtos. En el caso de la delincuencia extranjera, la venezolana es la más numerosa. Como ejemplo de su poder, tenemos al temido “Tren de Aragua”, que controla territorios en varios distritos a nivel nacional.

Este grupo tiene varias facciones especializadas en delitos de alto impacto, como la extorsión, el sicariato, los secuestros planificados, la trata de personas con fines sexuales, los asaltos a mano armada, la venta de drogas, las estafas y los robos de vehículos, entre otros delitos.

Por ello, la Asociación Pro Seguridad Ciudadana (Aprosec) invita a revisar las siguientes recomendaciones para diversos ámbitos:

1. Mantener un perfil bajo.

2. Evitar seguir rutinas predecibles.

3. Tener precaución al acudir a bancos y cajeros automáticos.

4. No hablar de dinero, negocios o viajes en lugares públicos.

5. Verificar la información del personal de servicio.

6. Realizar un Diagnóstico Integral de Seguridad (DIS) en casa o en la empresa.

7. Contar siempre con un taxi de confianza para los traslados.

8. Revisar y reforzar, si es necesario, los elementos, sistemas, equipos o servicios de seguridad en nuestros domicilios.

9. Elegir locales públicos seguros al salir.

10. Respetar las normas de tránsito.

Debemos entender que todos somos víctimas potenciales de la delincuencia. La seguridad preventiva implica seguir una norma de conducta destinada a evitar ser una víctima.

Esto incluye adoptar medidas de precaución en nuestra rutina diaria, como estar atentos a nuestro entorno, evitar áreas peligrosas, no ostentar objetos de valor y utilizar sistemas de seguridad tanto en el hogar como en el trabajo; siguiendo estas pautas, no solo reducimos el riesgo de ser objetivo de actos delictivos, sino que también contribuimos a crear un entorno más seguro para todos.

(*) Presidente de APROSEC.

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button